Las imágenes de Barcelona recuerdan a Plaza de Mayo en 1955

Por José Luis Ponsico (*) – El horror en Barcelona remite al primer “genocidio” ocurrido en la Argentina en el siglo XX: la masacre que produjo Fuerza Aérea en Plaza de Mayo en el´55.

El horror en Barcelona, padecimientos del mundo por los ataques terroristas en el centro de Europa, remite al primer “genocidio” ocurrido en la Argentina durante el siglo XX: la masacre que produjo parte de la Fuerza Aérea en Plaza de Mayo el 16 de junio del´55. Hubo 355 muertos y 800 heridos. Recuerdo como los “bombardeos a Plaza de Mayo”.

El país político dividido en el segundo gobierno peronista. Entre 1952 y´53 el “2do. Plan Quinquenal” de Juan Perón había puesto en marcha el “Congreso de la Productividad”. No alcanzaba el éxito buscado. La Iglesia y buena parte del arco político instaban a “la oposición” a buena parte de la “clase media”

El campo de los trabajadores y los sectores populares respaldaban el gobierno de Juan Domingo Perón que ingresó en un complejo debate con la Iglesia Católica a partir de “la ley de divorcio” rechazada por el Clero; antes la polémica por “la Enseñanza Religiosa” en escuelas
primarias.

El jueves 9 de junio la comunidad católica recordó “Corpus Christi” y dos días más tarde, una masiva marcha hacia la Catedral -miles de manifestantes católicos- concluyó con claro enfrentamiento con sectores “oficialistas”. Hubo destrozos en la principal sede y pañuelos blancos de miles de manifestantes contra el gobierno de Perón. El principio del fin.

El sábado 11 resultó el preludio de una consigna que utilizaron los sectores de la Fuerza Aérea y de la Armada para promover el ataque aéreo en la mañana y mediodía del jueves 16 de junio sobre la Plaza de Mayo: “Cristo Vence”. “Estaba nublado, los aviones volaban bajo”, de varios testimonios recogidos hace 62 años.

Cayeron 20 bombas, explosivos de trotyl, en apenas media hora. Perón se refugió en el Ministerio de Guerra. Por entonces, el general Franklin Lucero titular del Ministerio se erigió en virtual “salvador” de la vida del primer mandatario. Las imágenes de “Sucesos Argentinos” registraron escenas de horror.

Perón a las 9, audiencia ya prevista, estaba con el embajador de Estados Unidos, Alber Nufer, cuando irrumpió Lucero. Las crónicas de la época revelan el nerviosismo previo en la Casa Rosada por un informe de la SIDE. Una bomba impactó un Trolebús -micro de transporte urbano de la época- repleto de pasajeros. Imágenes de espanto al mediodía.

El primer cálculo de muertos y heridos daba más de 300 los primeros y de 600 los restantes. Al cabo, muy pocos archivos recogieron los datos de los 355 muertos y 800 heridos, muchos de ellos mutilados con discapacidades para toda la vida. Una masacre en la Argentina. Todos los hospitales quedaron colapsados.

Los responsables, exiliados en Montevideo. Los historiadores citaron a civiles involucrados. Pigna invocó a Américo Ghioldi, del Partido Socialista; Miguel Angel Zavala Ortiz, radical “unionista”; también al conservador Oscar Vichi y nacionalistas católicos Mario Amadeo y Luis María de Pablo Pardo.

Los pilotos que produjeron el magnicidio volaron a Montevideo. Se exiliaron y fueron luego indultados por la llamada “Revolución Libertadora”, en el´56 conocida por consigna popular “Revolución Fusiladora”. Responsables de 14 toneladas de explosivos en Plaza de Mayo.

Uno de ellos, luego Brigadier Osvaldo Cacciatore, produjo un récord: participó de dos genocidios en el siglo XX en nuestro país. No conforme con ello, se lo recuerda como el “liquidador” del mítico “Viejo Gasómetro” de Boedo, con la “piqueta”. Siendo jefe comunal.

La caída del gobierno peronista ocurrió el 16 de septiembre del´55. Perón renunció y llevado a la “Cañonera” del gobierno de Paraguay al poco tiempo viajó a Panamá donde pasó las fiestas con algunos pocos que lo visitaron en diciembre del´55.

Antes, el 31 de agosto del´55, luego de varios atentados Perón produjo un encendido discurso en la Plaza de Mayo, cuyo registro histórico remite a sus palabras: “Cuando caiga uno nuestro, caerán cinco de ellos”

La Argentina vivió momentos de conmoción; hoy los vive Cataluña. Se suspendió el fútbol a partir de la fecha 7ma. Recién se reanudó a fines de junio. Boca y River no pudieron con Estudiantes de La Plata y Lanús, respectivamente.

Para la Navidad, algunos luego famosos viajaron a Panamá. Entre famosos, el periodista Américo Barrios -Albamonte, apellido real- y el animador Roberto Galán. Allá, Perón vivió en un lugar residencial, las afueras de la capital. Con escasa comitiva.

(*) Columnista de la Agencia Télam, La Señal Medios y Libre Expresión