En el 55 un batacazo de Tigre con sabor marplatense

Por José Luis Ponsico (*)En el 55, torneo que ganó River en gran levantada, Tigre produjo «batacazo» por lo inesperado: el de Victoria goleó a Boca en Victoria y lo dejó sin chance.

José L. Ponsico

En el 55, torneo de AFA que ganó River en gran levantada, Tigre produjo «batacazo» por lo inesperado: el de Victoria, de extraordinario tramo final -sumando tantos puntos como el campeón- goleó a Boca en Victoria, 3 a 0, faltando tres fechas y lo dejó sin chance. El impacto fue grande. Luego Boca cayó con River y Gimnasia y Esgrima La Plata: 1-2 y 1-4.

Particularidad marplatense, dos grandes figuras del fútbol local integraron un plantel cuya «estrella», 33 años, Norberto «Tucho» Méndez, gloria del fútbol argentino en los´40. Primero en Huracán, luego Racing, artífice en los tres títulos de la «Academia», 1949, 50 y 51.

Luis Cardoso jugó en Boca pero ese año brilló en Tigre

Tigre incorporó al zurdo Luis Cardoso (con «s») tras paso por Independiente en los comienzos del´50, más tarde Palmeiras, Brasil y México. La clase intacta del zurdo central. Un «2» que no usaba casi nada la pierna derecha. De 1.80, excelente juego aéreo y clase para salir jugando, Un «crack». De Independiente llegó Luis Chirico.

En el mismo tiempo firmó «Tucho» Méndez hasta 1953 jugador de la selección nacional. Alternó con Carlos Cecconato cuando Argentina venció a Inglaterra en River, 3 a 1 y el Presidente de la Nación, Juan Perón en la platea.

Tarde inolvidable de Ernesto Grillo, autor del gol memorable sobre ángulo cerrado, engañando a toda la defensa inglesa. Especialmente al arquero, «jugado» en la espera de un centro-shot a Rodolfo Micheli, que esperaba la pelota en el área chica.

Tigre tenía a otro marplatense notable: Cándido González, «9» goleador. Había llegado a Huracán en el 46, siendo juvenil. Llegó a jugar dos partidos con la «Saeta Rubia», Alfredo Di Stéfano, a préstamo de River. Pasó a Independiente donde no se destacó aunque convirtió ocho goles en el 48.

Capítulo aparte: Cándido, fornido, físico de «Tanque» sin gran estatura -Alemania´ 50 y´ 60 tuvo a Uwe Seeler, atacante extraordinario- retacón igual al 9 que volvió a Mar del Plata y ganó cuatro títulos con Quilmes. El alemán disputó cuatro Mundiales, 58, 62, 66 y 70- para tener una idea de su dimensión en Europa.

Aquel Tigre con Rugilo y Tucho Méndez

En el 53 cuando ascendió Tigre, Cándido convirtió 38 goles en 32 partidos. Sin patear penales (**). El club de Victoria tuvo grandes delanteros además del goleador marplatense. Hubo dos punteros que llegaron a la selección nacional: Héctor De Bourgoing y Ernesto «Tito» Cuchiaroni. Ambos misioneros. Un lujo.

El querido colega, historiador, Armando Fuselli, en su «ópera prima» Cien años de fútbol marplatense, impacta con un recuerdo de Cándido González que merece un párrafo en la semblanza a Tigre del 55.

«González hubo muchos; Cándido uno solo» en el capítulo reservado al entrañable futbolista marplatense. Con origen y potreros en infancia en el Puerto marplatense.

«El Gordito como lo apodaron de chico -escribió Armando- pronto se destacó por su inteligencia, talento natural, para jugar a la pelota. Con el tiempo adquirió mayor técnica y pegada».

Luego, empalma: «Habilidad, coraje, caudillo, estratega. Fallecio el 9 de setiembre de 2003. Tenía 78 años», contó. Muchos recuerdan los dos golazos de Cándido a River, cuando el seleccionado marplatense derrotó al millonario en el verano del 59, dos a uno.

Una cita con la vida: el Club Quilmes inauguraba el primer estadio de fútbol del Interior con iluminación ante una concurrencia -pudo ser febrero del 59- donde más de veinte mil almas adentro y cinco mil afuera, siguieron el lance. Cándido con 35 años «la rompió»

Cándido González: goles y fútbol para el Tigre sorprendente

El gol de la victoria, estando rodeado por defensores riverplatenses, una media vuelta, descolocó al gran Amadeo Carrizo. La esperaba sobre la izquierda. En el giro, Cándido hizo un gol «a lo Labruna» que ese año se retiraba con 39 años.

Sobre «los gorditos» corresponde rescatar algunas figuras que siguieron a Cándido. El extraordinario Diego Maradona, en su regreso a Boca, 1995. Un estado atlético lejano al que presentó en un retorno anterior: 1993, en Ñuls.

En los 70, el bahiense Osvaldo Mosconi, considerado «el mejor futbolista local hace 45 años» y por varios entre los que se incluye al propio Fuselli y el autor de éstas líneas. Asimismo, entre los últimos Néstor Ortigoza, en San Lorenzo.

Algunos hinchas del viejo Ciclón, dolientes por la mala campaña de fines del año pasado y el primer semestre del presente año, sostienen que la ausencia del «Gordo» (por «Orti») dejó al equipo «sin rumbo». Opiniones que van destinadas a la directiva que no le renovó contrato.

Tigre´55 Miguel Rugilo, «León de Wembley», Inglaterra 2 Argentina 1, julio del´51 Gaggino, luego Cardoso; Bores, Fernando Gianserra, Círculo Deportivo en los 60; Brunetti que jugó en Independiente de Mar del Plata, en 1962 e Hidalgo. Arriba De Bourgoing, adquirido por River en el 57

Con «Tucho» Méndez otro «crack», Carlos Lacasia, cordobés, ex Lanús, del «Rojo» Avellaneda, selección nacional. Físico grande. Jugó poco. Cándido con lesiones, Luis Cesáreo que lo reemplazó y Nicolás Gómez, menos famoso. También jugó el puntero izquierdo Adolfo Seoane, ex San Lorenzo.

Antes, el fútbol marplatense había aportado a Tigre, otro goleador: el ex atacante de Peñarol local, Pascual Georgetti, célebre en el seleccionado marplatense de los´40. En el 49 goleador de Tigre. Artífice de una victoria contra River, cuando recién había llegado el fantástico uruguayo Wálter Gómez al club millonario. Corría 1951

Adolfo Seoane: llegó de San Lorenzo y aportó lo suyo

En el 55 Tigre tuvo una opaca primera rueda. A la lesión de Cándido le siguió otra del puntero izquierdo Seoane que llegó a jugar una temporada en España. Los ingresos de Cardoso y Cesáreo, picante goleador, ex Boca, decisivos. Tigre no sólo «eliminó» a Boca. También «arruinó» a Racing en Avellaneda.

Dos a uno, goles de Cesáreo. La <Academia< tenía a Rogelio Domínguez, Pedro Dellacha, Juan Carlos Giménez, Arnaldo Balay, Oreste Corbatta y Humberto Maschio, todos en la selección.Tigre ganó 2 a 1. El resultado benefició a River.

Ese año se dió otros gustos: derrotó a San Lorenzo 2 a 1 y a Central en Rosario. Superó al ascendente Vélez Sarsfield, 3 a 2. Línea media, récord de presencias, consecutivas. Desde 1952 al 57. Gianserra integró la selección en el 57

Otro delantero goleador, paraguayo, Julio Aguilar, ex Boca. Partícipe en rueda de las revanchas donde Cesáreo convirtió 13 goles en 15 partidos. Por la izquierda Nicolás Gómez en la parte final del campeonato. Tigre al cabo, quinto. Campañón

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur

(**) Cándido fallecido hace quince años, tío de Luis «Merengue» García ex futbolista destacado en los 70 y notorio DT. en los 80, siempre evocó lo que resultaba una hazaña:

«Mí tío Cándido en Primera B. canchas «peladas», en el 53, convirtió 38 goles en  32 partidos. Sin patear penales», celebró el ex 5 iniciado en Bánfield local.Tigre tenía otros notables, uno de ellos de fuerte remate, Héctor De Bourgoing,  «El Gráfico» 1954, sin embargo, publicó foto en tapa con dos glorias de la época Ernesto Cuchiaroni y Cándido González. Que honraba al fútbol marplatense.

La historia ubica a Bernabé Ferreyra, inolvidable «Mortero de Rufino» como el hombre récord: 205 goles, Tigre y River, en 197 partidos. «Cañonero» de película