A confesión de partes: el Albertismo dice que los «K» no son peronistas

Redacción – Manzur, Cafiero y otros funcionarios del riñón presidencial hablan de un peronismo que «empieza a recuperar su esencia para generar igualdad e inclusión». Y hasta ahora…¿qué hacían?.

 

El jefe de Gabinete de Ministros Juan Manzur, afirmó hoy que el peronismo «empieza a recuperar su esencia» que pasa por «generar igualdad e inclusión» y propuso «volver a hablar sobre movilidad social ascendente», al participar junto al canciller Santiago Cafiero del lanzamiento del Plan de Formación y Capacitación 2022 «La Organización vence al tiempo» que se realizó en la sede del Partido Justicialista (PJ) de Tucumán.

«Tenemos que volver a hablar de la movilidad social ascendente. ¿Qué es? Lo que todos buscaban, que los hijos sean mejores que los padres y eso es lo que tiene que recuperar el peronismo definitivamente para la Argentina. Estamos empezando a recuperar la esencia misma de nuestro espacio político, a generar equidad e inclusión, a trabajar por los más pobres, que todas las criaturas vayan a la escuela, que los hospitales funcionen», señaló Manzur en lo que se entendió como un mensaje claro que deja afuera de este mandato histórico a los sectores kirchneristas que hasta hoy conducían el partido y que desde su acción de gobierno llevaron al país a padecer un 50% de pobreza general y un 80% de infantil.

Llama la atención escuchar semejante confesión en dirigentes de un sector político que ha gobernado el país en la gran mayoría de los años transcurridos desde el retorno de la democracia. ¿No era peronista Menem?, ¿no lo son los Kirchner, a quienes parece estar dirigido claramente el mensaje?.

Y en todo caso…¿no estuvieron los mismos dirigentes que ahora dicen recuperar la identidad colaborando y trabajando por esos procesos teóricamente alejados de los principios del justicialismo?.

Al exponer en este encuentro en calidad de vicepresidente del PJ, Manzur estuvo acompañado -además de Cafiero- por el gobernador de la provincia, Osvaldo Jaldo, y la diputada nacional Victoria Tolosa Paz, entre otros dirigentes y miembros del gabinete nacional.

«Estamos empezando a recuperar el trabajo de a poco, ¿Tenemos dificultades? Sí, son muchas. Pero tenemos claro hacia dónde vamos. En estos momentos que estamos viviendo hay que volver a lo que somos nosotros, a nuestros principios, a nuestros orígenes» sostuvo Manzur para que no quedasen dudas acerca de lo que considera un abandono de las banderas partidarias en los últimos años..

Cafiero afirmó que «necesitamos encontrarnos, respetar la opinión del otro compañero», y pidió «no ser sectarios». «No se puede ser un buen peronista si se renuncia a la esperanza. Trabajemos con inteligencia, mejoremos más nuestra gestión. Acompañemos al Presidente. Sin medias tintas. Acá no sirve la media tinta, esto es el peronismo», remarcó.

La pelea, lejos de ser tan solo por los espacios de poder, se centra ahora en el terreno de lo ideológico: ¿qué es el peronismo?, ¿cuáles sus objetivos y cuales las estrategias para conseguirlos?.

Es claro que la divisoria de aguas -que nació en aquel 1° de mayo de 1974 cuando el propio Perón expulsó de Plaza de Mayo a los grupos juveniles que tantos años después lograron encaramarse en el poder del estado, está otra vez en escena y llegó para quedarse.

Que el costo no sea esta vez la tragedia…