El gremialismo marplatense y un día de buenas noticias

RedacciónEl sindicalismo marplatense vivió un día muy especial: por fin podía darse una conducción surgida de la unidad, y su representante en el HCD salvaba derechos conculcados.

Mientras en la sede que nuclea a los gremios locales la Lista de Unidad que encabezaron Miguel Ángel Guglielmotti, dirigente de la Asociación Bancaria, y su par del Sadop, Adriana Donzelli, se quedó con la conducción de la GCT local tras recibir el apoyo de más de 60 organizaciones, en el Palacio Municipal la concejal y titular de la UTHGRA Sec. Mar del Plata Mercedes Morro conseguía que el Ejecutivo diese marcha atrás con la idea de retirar a las organizaciones gremiales las exenciones de las que vienen gozando hace muchos años y que por lo demás se encuentran regladas en la Ley de Asociaciones Profesionales.

El trabajo de Morro no fue sencillo; primero notificar a todos los gremios de la intención del oficialismo y unirlos en el reclamo común y en la advertencia de que una decisión del HCD no podía elevarse por sobre una norma nacional.

Luego reunirse con representantes de cada bloque para explicar la situación y solicitar el apoyo para torcer el caprichoso brazo del Secretario de Hacienda Hernán Mourelle que se negaba a aceptar la realidad de los hechos.

Y por último redactar el instrumento necesario para incluir en el expediente a tratar en el recinto y juntar los apoyos suficientes para que no quedase duda alguna del consenso con el que saldría la norma que mantenía las exenciones.

Y vaya si lo logró; el oficialismo en pleno se unió a la oposicuión para que el texto enviado desde el Ejecutivo fuese modificado en el sentido que solicitaba la concejal Morro.

Una jornada por cierto entusiasmante para el movimiento obrero organizado de Mar del Plata.

Nueva conducción, producto de una ansiada lista de unidad y resguardo de derechos pretendidamente conculcados. Tal vez el primer rédito de tener sentada en una banca a una activa representante del sector.