A pedido de Kicillof el gobierno habría resuelto endurecer el aislamiento

RedacciónAl crecimiento de los contagios y con testeos que indican que casi el 50% de la población del AMBA podría estar contagiada, el gobierno ya habría resuelto endurecer el aislamiento.

Más allá de las forzadas interpretaciones, mezcla de matemáticas con ciencias ocultas, la realidad indica que los contagios crecen día a día y que la situación, lejos de estar controlada, tiende a complicarse. «La verdad es que la «X» se cerró antes de lo pensado» repetía un funcionario del área de salud de la provincia, que ya hace semanas viene insistiendo ante el gobernador Axel Kicillof acerca de la necesidad de volver a fases anteriores del aislamiento.

La «X» a la que se refiere el experto marca el punto en el que se cruzan la aceleración de contagios con las medidas de flexibilización dispuestas por el gobierno. «Las paralelas se juntaron mucho antes de o que preveíamos» reflexionaba. «La idea era que recién a mediados de agosto se alcanzara el pico de contagios y creíamos que de esa forma podríamos administrar sin inconvenientes las camas COVID de la región del AMBA. Pero ese pico está llegando un mes antes de lo previsto y el sistema comienza a crujir».

Así las cosas, y conciente de que la sociedad -por hartazgo, necesidad o falta de responsabilidad- no está cumpliendo con las normas del aislamiento obligatorio, Kicillof insiste ante Alberto Fernández para volver a instancias anteriores de la cuarentena. Y el presidente duda; como su compañero partidario cree que Horacio Rodriguez Larreta se dejó empujar por la ansiedad de los porteños y fue más allá de lo aconsejable. «Los porcentajes de contagio son netamente mayores en la CABA que en la provincia» comentaba nuestro interlocutor. «Y además se están disparando».

La subsecretaria de Fiscalización del Ministerio de Salud bonaerense, Leticia Ceriani, acaba de declarar  que hay un «crecimiento significativo» de casos  y afirmó que «muy probablemente el escenario sea volver atrás o endurecer la cuarentena» si persiste el aumento de la curva de contagios.

Su propio jefe, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, dijo que «si se disparan los números habrá que frenar de nuevo la circulación de gente», tras reportarse ayer más de 5.300 infectados en todo el país, de los cuales 3.477 en territorio bonaerense.

El presidente deberá resolver en las próximas horas, pero en las cercanías de su despacho se habla de esperar los partes de hoy miércoles y mañana jueves. «Si los números crecen, a partir del lunes se vuelve a fases anteriores» sostienen.

N.de R: Al cierre de este informe se comunicaron 5782 nuevos contagios y 98 nuevas muertes en el país. Récord absoluto desde el principio de la pandemia.