Acuerdo con el FMI: más recesión y menos plata de la esperada

RedacciónEl acuerdo anunciado supone una fuerte quita a los fondos que había solicitado la Argentina. De los U$S 20.000 millones anunciados solo llegarán U$S 7.000. Más ajuste.

La Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciaron este miércoles un nuevo acuerdo para fortalecer el programa “stand-by” pautado en junio, con el cual se eleva de US$ 50.000 millones a 57.100 millones el monto total del auxilio financiero, al tiempo que se adelantan desembolsos.

Nuestro país había solicitado una ampliación de U$S 20.000 millones con respecto a la cifra inicial pero la férrea negativa de Alemania y Francia hizo que el organismo solo pudiese aprobar un plus de U$S 7.100.

El entendimiento fue divulgado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, junto a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una conferencia de prensa en los Estados Unidos.

“Hemos acordado mejorar los montos”, destacó el funcionario, quien aseguró que los desembolsos ya no tienen “carácter precautorio como establecía el acuerdo original” alcanzado en junio, lo cual significa que estarán disponibles para su uso como apoyo presupuestario.

En tanto, aseguró: “Mantenemos nuestro compromiso de tipo de cambio flexible”.

Por su parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, renovó su apoyo al Gobierno argentino y resaltó: “La Gerencia del Fondo aprobó el programa”.

¿Cuál es entonces el costo para el país de este acuerdo?. Nadie lo explicó con la claridad que lo hizo el nuevo titular del BCRA Guido Sangleris durante la conferencia de prensa brindada pocos minutos después de conocerse el acuerdo.

“En el corto plazo aplicaremos un ancla nominal. Los los instrumentos de política monetaria deben adaptarse a las circunstancias. Argentina necesita de un ancla simple y contundente. Será un muy estricto control sobre la cantidad de dinero en al economía. Existe amplia evidencia de una relación entre dinero y precios. Tomaremos las medidas necesarias para que la base monetaria crezca 0% en términos nominales de acá a julio del año que viene”. No hace falta ser un experto economista para entender lo que plantea el funcionario: secar de efectivo la calle, disminuir la actividad económica, encarecer el crédito y generar una fuerte recesión que ayude a combatir, aunque artificialmente, a la inflación.

Nada que no hayamos probado antes…