Ajustar la información y no abandonar los controles

Por Adrián FreijoEl gobierno municipal deberá tener mucho cuidado en la información que envía a los ciudadanos y recordar que el control también debe llegar a los barrios.

Lo ocurrido en torno a los casos de contagio en la Clínica del Niño y la Familia es inaceptable. Porque aunque todo se haya hecho bien, lo que ahora no es seguro, alguien lo comunicó mal, parcial o falazmente.

Sea como fuese el mensaje a la ciudadanía es el de responsables que no están al frente de sus responsabilidades o de quien acomoda los hechos a su conveniencia. No puede volver a pasar; nada sería más grave que instalar en la sociedad la convicción de que se le miente o que la crisis está en manos de gente inepta que no certifica lo que realmente ocurre.

La prueba piloto, si nos guiamos por la repercusión en las redes sociales, fue un desastre. Sin embargo en muchos lugares céntricos de la ciudad la circulación de gente no fue notoriamente mayor que en otros días. Y además se percibió ordenada y respetuosa de las normas dictadas por el gobierno.

El problema parece haberse detectado en lo barrios, donde el control del estado ha sido prácticamente nulo durante todo el tiempo del aislamiento. Apenas algún patrullero girando aburrido para dar sensación de presencia…y poco más.

La emergencia debió dejar atrás esa sensación de que Mar del Plata solo es su microcentro y zona turística. Pero no fue así y nadie hizo nada para cambiar esa mirada.

Por último…mucho cuidado con tirar fechas al aire como si se tratase de una tómbola. Especular ahora con la fecha de retorno del turismo, la apertura total de la ciudad o el retorno a clases es tan absurdo como irresponsable. Esperemos, cuidémonos…curemos a la sociedad y dejemos atrás el peligro.

Para vivir siempre hay tiempo…