Alberto revive las frases más grotescas de «Esperando la Carroza»

El presidente y varios de sus principales colaboradores violaron todas las normas de distanciamiento en la cena en honor a Evo Morales. Su hisopado dio negativo pero sería bueno que reflexionara.

 

En Neuquén a los abrazos con un centenar de militantes, en Olivos sin barbijo ni distancia con Hugo Moyano y varios amigos, en el mismo escenario y en similares circunstancias con el ex presidente boliviano Evo Morales…y ahora en La Quiaca, en una comida de despedida al propio Evo, en una atiborrada mesa en la que codo con codo, sin barbijo ni protección alguna, Alberto Fernández nos recuerda a los argentinos que él, como sujeto del poder virreinal que caracteriza este país, está por encima de ese conglomerado sin forma ni derechos al que pomposamente se llama «ciudadanía».

Pareciera que el presidente se empecina en «esperar la carroza». De otra forma no se entiende que ponga en riesgo su salud y, lo que parece no importarle, la del hombre que los argentinos elegimos para que nos gobierne...no para que haga lo que se le antoje.

«Al ser contacto estrecho de un caso positivo Covid-19 -el secretario Gustavo Béliz que en la foto aparece a escaso metro del mandatario-  el Presidente de la Nación Alberto Fernández ha iniciado el protocolo de aislamiento preventivo y obligatorio y se aislará en la Residencia Oficial de Olivos», dijo una declaración oficial.

También deberán aislarse el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; el ministro del Interior, Eduardo De Pedro; la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Cultura, Tristán Bauer; el Secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi, y el diputado nacional Eduardo Valdés.

Fernández continuará con sus actividades de manera remota desde la Residencia de Olivos, en tanto que Vitobello y Biondi también cumplirán el aislamiento en el mismo lugar, manteniendo los protocolos sanitarios, consignaron las fuentes. Algo que no es muy creíble a la luz de los antecedentes arriba citados…

Pero, nobleza obliga, y con todo el respeto que merece su investidura, sería bueno recordarle al presidente el inicio de la escena que inmortalizó Luis Brandoni en la película «Esperando la Carroza» -antes del recordado «tres empanadas»– cuando se encuentra con la imagen de un Grandinetti totalmente ajeno a la realidad, sumido en su marginalidad y disfrutando la ficción de ser lo que nunca sería -en su caso un jugador de Boca pero bien pudo ser un presidente llegado al cargo por méritos propios- y no puede evitar un estentóreo y despectivo «ahí lo tenés al pelotudo».

Y eso que en esa trama ni siquiera existía algo tan sencillo como…ponerse un barbijo.

¿Alguien tiene una filmina para explicarle a Alberto de que se trata?.