Argentina logró que la Cumbre tuviese al menos documento final

Con algunos temas ausentes, otros lavados y algunas buenas intenciones que no aparecen realizables en el futuro inmediato, la Cumbre logró al menos un documento que lo disimula todo.

El presidente Mauricio Macri resaltó que “estamos realmente en el mundo, que nos ha dado un lugar” y remarcó que en las 17 reuniones bilaterales que mantuvo en estos días con diferentes líderes mundiales, al compás de las deliberaciones de la cumbre del G20, se concretaron “muchos financiamientos para proyectos de agua potable, residuos e infraestructura vial, por 3.000 millones de dólares”.

Macri: “Tenemos una Argentina conectada con el mundo como nunca antes”

La Cumbre de Líderes del G20 que terminó hoy en Costa Salguero -la primera celebrada en Sudamérica- logró finalmente un documento consensuado por todos los integrantes del foro y era leído en las filas del Gobierno como un éxito político de la gestión de Mauricio Macri.

“En otras reuniones no se alcanzó este nivel de coordinación y coincidencia, con lo cual para nosotros es realmente muy importante”, celebró el propio mandatario en la conferencia de prensa que brindó esta tarde al finalizar los debates.
En medio de una guerra comercial sin cuartel entre las grandes potencias y con los bloques regionales en crisis, pocos apostaban a que la cumbre celebrada en Buenos Aires tuviera resultados concretos.

Por otro lado, algunos episodios recientes como los ataques con bombas molotov a la casa del juez federal Claudio Bonadio y al cementerio de Recoleta, e incluso los disturbios que impidieron jugar la final de la Copa Libertadores en el Monumental había sembrado dudas sobre el operativo de seguridad que enfrentaría a las protestas habituales que el G20 congrega en cualquier lugar del mundo.

Sin embargo eso no pasó. El gigantesco operativo de seguridad que incluyó el despliegue de 22.000 efectivos de seguridad y dejó sitiada a parte de la Ciudad, cumplió su cometido.

“Hemos logrado una manifestación en paz. Pudimos demostrar una convivencia pacífica entre el G20 y los argentinos que tienen otra manera de pensar”, consideró esta mañana la ministra Patricia Bullrich.

Incluso la organización de un evento de estas características, de dimensiones desconocidas en estas latitudes, se desarrolló con normalidad y, fuentes del Gobierno destacaron todo el día de hoy que fue elogiada por mandatarios extranjeros.

Macri en la conferencia al cierre del g20

En materia estrictamente de política internacional, el documento que los líderes del mundo firmaron hoy en Buenos Aires logró un amplio acuerdo sobre la necesidad de reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC) -el organismo intergubernamental que regula el comercio internacional- y sobre la urgencia por combatir el cambio climático con políticas concretas.

Además en la declaración están incluidos los tres ejes que la Argentina había puesto como prioridad: futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y futuro alimentario sostenible. Y se lograron importantes recomendaciones en materia de digitalización, educación y políticas de género.

A diferencia de lo que había pasado en Hamburgo en la cumbre de 2017, esta vez hubo un documento final único, que incluye las principales posiciones unilaterales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero sin modificar el consenso internacional alrededor del libre comercio y la lucha contra el cambio climático.

Siempre en materia de política internacional, Macri también buscó capitalizar la posibilidad de mostrarse y sellar acuerdos con todos los jefes de Estado congregados en Buenos Aires para la cumbre.

“Vamos a totalizar 17 reuniones bilaterales en estos tres días, todas en las que hemos ido arreglado cosas en beneficio para los argentinos”, aseguró el mandatario, que dijo que se concretaron en estas jornadas “financiamientos para proyectos de agua potable, residuos e infraestructura vial, por 3.000 millones de dólares”.

Con una agenda que comenzaba con reuniones a las 7 y terminaba con cenas por la noche, Macri logró agendar encuentros con los gobernantes de Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Francia, España, Italia, Reino Unido, Canadá, India, Singapur, Corea del Sur, Turquía y Arabia Saudita (en este caso fue el príncipe heredero del trono), entre otros.

En torno al Presidente buscarán sacar un rédito político interno ante lo que consideran un triunfo en la vidriera internacional.
“Acaba de concluir una nueva edición del G20. Ha sido un hecho inédito, una enorme responsabilidad, una muestra de apoyo a las enormes transformaciones que están teniendo lugar en la argentina”, dijo Macri como cierre del foro.