Arroyo abogó por el compromiso social de los argentinos

El intendente Carlos Arroyo encabezó el acto oficial por el Día de la Independencia y pidió que los argentinos “unan su capacidad, su voluntad y su inteligencia para luchar por los más necesitados”.

En la previa del desfile cívico-militar, y ante la mirada atenta de los vecinos que, pese al frío, se habían acercado a las escalinatas de Playa Grande a ser parte de las celebraciones por el 9 de Julio, el jefe comunal recordó el día en el que “29 voluntades que dijeron sí a la Independencia, a la liberación de un país de un régimen que había durado siglos”. “Creer que la situación en ese momento era fácil sería un tremendo error porque, analizándola en detalle, fue una situación infinitamente más compleja que la que afrontamos los argentinos de hoy”, señaló.

En este sentido, Arroyo remarcó las actuaciones “grandes hombres como Belgrano, San Martín, Martín de Güemes y Guillermo Brown, que lucharon denodadamente para que la Independencia se hiciera una realidad”. Y señaló: ¿Qué es ser independiente? ¿Es tener solo una declaración escrita en un papel? ¿O es algo que tiene una finalidad y una verdadera trascendencia? Yo creo que en esta última definición: ser independiente es poder decidir sin depender de otro, es adquirir lo que se llama soberanía, el poder de decisión supremo”. 

ACTO9DEJULIO03

Por otra parte, Arroyo manifestó su preocupación por el deterioro de la cultura y educación entre los jóvenes del país, y aseguró necesario “gobernar con rectitud y con valores”.

“El siglo XXI nos enfrenta a un gran desafío. Por lo pronto, como educador que he sido durante muchos años, me preocupa muchísimo que, por falencias del sistema educativo del que somos responsable los adultos, nuestra juventud no conozcan en profundidad la historia maravillosa de nuestro país. Los chicos, a veces, tienen problemas para saber hasta qué día se declaró la Independencia o confunden el 9 de Julio con el 25 de Mayo. Esto es porque durante muchos años, sobre todo en la última parte del siglo XX, no se hizo nada en materia de educación. Hay que cambiar el curso de la historia cambiando todo el sistema educativo y volviendo a nuestros estudiantes a los grandes valores de la Patria”, señaló.

En otro tramo de su discurso, Arroyo señaló que “es necesario que Argentina recupere el orgullo de ser argentinos y la capacidad de nuestro pueblo”, señaló y enfatizó que “días como hoy debemos asumir el compromiso de recordar a aquellos que fundaron la Patria, el compromiso de hacer un país poderoso y que no tenga una juventud con hambre, gente sin techo, con desocupación”.

 

“Podemos ser un gran país, el mejor del mundo, como lo pensaron Belgrano, San Martín y otros héroes de nuestra Patria. Hoy debemos comprometernos a luchar, no nos preguntemos más qué queremos del país y mejor pensemos al revés: qué podemos hacer cada uno de nosotros por nuestra Patria, esa palabra que -parecería- ha sido olvidada”.

“Los llamo para que unan su capacidad, su voluntad y su inteligencia para luchar por los más necesitados, para comenzar a resolver los grandes problemas que tiene el país en materia de educación, salud pública y de cultura. Cuando ya hayamos logrado la victoria, seremos realmente independientes”, concluyó.

ACTO9DEJULIO02

El obispo de la diócesis de Mar del Plata, en tanto, estuvo a cargo de la invocación religiosa y pidió que los argentinos contribuyan con la “virtud de la complejidad” y que los dirigentes políticos “tengan un corazón sensible y efectivo a la hora de atender las necesidades de tierra, techo y trabajo”.

Finalizados los discursos y el entonamiento del Himno Nacional, los presentes quitaron las manos del resguardo de los bolsillos e iniciaron el registro del desfile cívico militar a través de los teléfonos celulares. Participaron del tradicional recorrido autoridades de las distintas fuerzas de seguridad, funcionarios municipales, las bandas formadas en conjunto entre la Armada, el Ejército y la Fuerza y otras agrupaciones civiles como los jóvenes de los grupos de scout de la ciudad. También estuvieron presentes los familiares de las víctimas del hundimiento del ARA San Juan, quienes fueron los más aplaudidos por el público, en una clara señal de apoyo y acompañamiento a los principales afectados de una de las tragedias nacionales más dolorosas de los últimos tiempos.

Durante el acto, personal municipal repartió de manera gratuita escarapelas confeccionadas por internas de la unidad penal N° 50 de la cárcel de Batán.