Arroyo dio marcha atrás y promulgó la Emergencia Educativa

El intendente Carlos Arroyo promulgó este miércoles la ordenanza Nº 24.065, mediante la que se declaró la emergencia en materia de infraestructura y salud escolar en el distrito.

El gobierno municipal anunció la medida a través de un comunicado. La decisión llegó luego de que el secretario de Educación, Luis Distéfano, se desdijera de las declaraciones que realizó después de que el Concejo, con los votos opositores y del radicalismo, votara la norma.

“La emergencia educativa llegó 25 años después y es política”, había dicho el secretario. Pero ayer, en un claro adelanto de la decisión que tomaría hoy Arroyo, reculó: aseguró que es una herramienta que “facilitará procesos administrativos”.

Lo cierto es que la medida había generado controversia porque fue resistida por el bloque que apoya al propio intendente, la Agrupación Atlántica, y los de la Coalición Cívica y Crear, que dijeron representar la postura de la Provincia. 

En el centro de la escena había quedado Vilma Baragiola, por otorgar su voto y el de su bloque a una emergencia que pone en tela de juicio las gestiones municipales y provinciales para el arreglo de escuelas.

La emergencia educativa fue aprobada por impulso de Unidad Ciudadana el 27 de marzo, en una sesión en que directores de escuela, concejales, consejeros escolares y dirigentes gremiales describieron inconvenientes de infraestructura en los establecimientos educativos.

El concejal oficialista Alejandro Carrancio (Crear) había pedido públicamente el veto de la ordenanza. La semana pasada, Suteba Mar del Plata anunció que tomaría medidas de fuerza en caso de que el Ejecutivo vetara la medida.

En la práctica, la medida permite realizar compras directas para materiales y equipamiento y evitar licitaciones y compulsas de precios.