Arroz con varios palitos gracias a la mano amiga del INCAA

La falta de criterio en los subsidios del INCAA tiene algunos casos que son realmente increíbles. Así se usa el dinero que los argentinos destinamos a la creación artística.

En un informe sobre cuáles son los cineastas que más reciben subsidios por parte del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), el director salteño Alejandro Arroz es uno de los que menos espectadores concurren a ver sus obras.

Fue informado que su película “Luz de Invierno” estrenada en 2008 recibió $138.995 para su realización, pero solo fueron a verla 629 espectadores y tan solo recaudo $3.275.

Arroz también recibió fondos del INCAA para filmar “Pallca”, estrenada en 2012, obra que tampoco cosechó la adhesión del público a las pocas salas donde fue proyectada.

Es sabido que el INCAA, como otras entidades públicas, incluyen en su nómina de “elegidos” a directores afines al gobierno, y Arroz no es la excepción.

Siempre que tiene alguna posibilidad, Arroz se viste la camiseta y defiende el “Proyecto Nacional y Popular”, propiciado por el kirchnerismo. Él forma parte de la organización/coordinación de algunos talleres que el INCAA realiza en la provincia y uno de los mas mediáticos analistas de cine en Salta, actualmente columnista sobre cine en el programa “Qué parte no entendiste”, emitido por Canal 10 de Salta.

Según también se desprende de la lista, otra de las realizadoras salteñas que recibió ayuda del Estado para producir sus proyectos audiovisuales es Lucrecia Martel, su film “La mujer sin cabeza” fue beneficiada con $330.371, pero recaudó $398.337, y fueron a verla 30.958 espectadores.

A diferencia de Alejandro Arroz, Martel es una de las cineastas más reconocidas en el país y sus realizaciones llegan a la mayoría de las salas.

En el período analizado, de enero de 2008 a octubre de 2014, también aparecen apellidos notorios para el Gobierno nacional, como el de la chaqueña María Cristina Capitanich, productora ejecutiva de Zazen, empresa de Diego Rafecas, reconocido amigo de Jorge Capitanich, desde que éste era senador nacional por Chaco.

María Cristina integró el directorio del instituto de servicios sociales del Chaco y fue secretaria de la Sociedad Yugoslava de Roque Sáenz Peña cuando esa entidad designó socio honorario al ahora jefe de la administración.

Diego Rafecas (hermano del juez Daniel Rafecas, que fue denunciado por no excusarse en una causa que involucra a su hermano) filmó en territorio chaqueño una película en la que se especuló con la participación del actor Pierce Brosnan.

Entre los beneficiarios también aparece Arca Difusión, empresa que cobró pequeñas sumas en subsidios y que tuvo como directora suplente a María Julieta del Milagro Milani, hija del jefe del Ejército, César Milani. De esa firma fue presidenta la actual diputada Liliana Mazure, ex jefa del Incaa (y ex pareja de un tal Devoto, productor con mucha influencia en ese ente). Es que en el ámbito del cine, la distribución de subsidios puede ser muy intrincada.

Muchos de los productores beneficiados con los subsidios aparecen como aportantes a la campaña presidencial de Cristina Kirchner de 2007, aunque en general por montos de dinero pequeños: Rovito, Bossi (Pampa Films), Dubcovsky y Sokolowicz, entre otros.