Biden les moja la oreja a Putín y a sus rivales internos

El presidente hizo hoy un extenso balance de su primer año de gestión,  y advirtió, en el plano internacional, que Rusia padecerá «un desastre» si invade Ucrania.

 

En este último sentido, alertó que Rusia no podrá «negociar en dólares» si concreta la invasión, aunque estimó que su mandatario, Vladimir Putin, de momento está lejos de desear que «estalle una guerra», dijo, según citaron las agencias AFP y Sputnik.

De todos modos, el mandatario estadounidense admitió que «la imposición seria de sanciones (a Rusia) en relación con las transacciones en dólares y otras cosas son cuestiones que van a tener un impacto negativo en EEUU, así como en las economías de Europa, y también un impacto devastador en Rusia».

En el plano interno, Biden admitió que no previó una obstrucción del Partido Republicano «tan fuerte» durante el primer año de mandato, que se cumple mañana, y adelantó que su país no volverá a realizar confinamientos por el coronavirus.

«Ha sido un año de desafíos, pero también ha sido un año de enormes progresos», afirmó Biden, en alusión a la campaña de vacunación masiva contra la enfermedad y la recuperación económica del país.

Sobre el manejo de la pandemia, exaltó los avances en vacunación. «Pasamos de dos millones de personas vacunadas en el momento en que presté juramento a 210 millones de estadounidenses totalmente vacunados hoy. Creamos 6 millones de nuevos puestos de trabajo, más puestos de trabajo en un año que en cualquier otro momento anterior», sostuvo.

En el tema de lucha contra la inflación, Biden advirtió que requerirá un esfuerzo «a largo plazo», y atribuyó la vertiginosa suba de precios a los problemas en las cadenas de suministro provocados por la pandemia.

Llevar a un nivel razonable la inflación, actualmente en su nivel más alto en casi 40 años, «será difícil», insistió en la conferencia de prensa. «Hasta entonces será doloroso para mucha gente», previó.

Se trata de la primera conferencia de prensa del gobernante con motivo del primer aniversario de su investidura y el primer evento formal de este tipo desde que viajó a Glasgow, Escocia, a principios de noviembre para la cumbre climática internacional.

«No anticipé que habría un esfuerzo tan incondicional (por parte de los republicanos) para asegurarse de que lo más importante fuera que el presidente Biden no hiciera nada», agregó.

Asimismo, dijo confiar en que el Congreso aprobará «grandes porciones» de su estancado proyecto de ley de gasto social, según recogió la agencia de noticias AFP.

«Confío en que lograremos convertir en ley partes, grandes porciones de la ley Build Back Better (Reconstruir Mejor)», afirmó.

Ese proyecto está estancado en el legislativo, pues genera división dentro del oficialista Partido Demócrata.

Asimismo, dijo aún tener esperanza de que el Senado apruebe nuevas leyes sobre el derecho al sufragio, las que a priori parecen condenadas al fracaso.

«Todavía no nos hemos quedado sin opciones», subrayó sobre esas iniciativas electorales, las que considera necesarias para proteger la democracia.