CAMPAÑAS Y OCULTAMIENTOS

Hay situaciones en torno a algunos candidatos a gobernar General Pueyrredón que deberían ser aclaradas por quienes van a pedir el voto ciudadano. El riesgo de las opciones ocultas tras las listas.

No son tiempos fáciles para el ciudadano. Elegir a quienes lo gobernarán, en el medio de tanto fragor e inestabilidad, puede convertirse en una tarea titánica si las cabezas de las listas eligen los subterfugios, las frases de ocasión y esa reiterada costumbre de llevar el debate hacia cuestiones que poco tienen que ver con las respuestas que la gente necesita a sus problemas puntuales.

Y es cierto que el periodismo no colabora demasiado en llevar claridad y ajustar el mensaje….

Aquí en General Pueyrredón hay perfiles de quienes pueden llegar a manejar sus destinos que están pidiendo a gritos aclaraciones que jamás llegan. Y preguntas que no se hacen o respuestas que se evitan.

¿Quién no quisiera saber si el hombre escogido por Guillermo Montenegro para suplantarlo ante cualquier emergencia tiene una preparación suficiente que exceda su conocida trayectoria de buen jugador de básquet?. ¿Tiene capacidad de gestión?.¿tiene una mirada propia y capacidad de liderazgo para afrontar la complejidad de los problemas de Mar del Plata y Batán?.

¿Comparte Fernanda Raverta el poyo de una de sus candidatas a concejal, seguramente electa a partir de diciembre, a la propuesta de Juan Grabois, dirigente por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) sobre la necesidad de llevar adelante una reforma agraria expropiando sus tierras a todos los que tengan más de 5.000 hectáreas?. Y si no es así…¿qué posición tomará para que un mensaje semejante no siga derramándose sobre la sociedad?.

La costumbre de sus candidatos a consejeros escolares, que llegarán a ejercer tales cargos aún en el caso de una derrota, de escribir sus comunicados y comunicaciones con el llamado «lenguaje inclusivo» y defender posiciones ideológicamente extremas que la sociedad rechaza cada vez con mayor vehemencia, ¿es un adelanto del perfil que la candidata piensa impulsar para la educación dependiente del sistema municipal?. ¿Nos convertiremos en una avanzada contra lo dispuesto por la propia Real Academia Española?.

Son solo muestras de una realidad que el sistema electoral argentino ha entronizado: en las listas de los partidos suelen colarse personas e ideas que poco tienen que ver con los valores que el ciudadano suele pensar para quienes lo representen.

También sería  bueno que, además de las fotos con sus líderes nacionales y provinciales buscando el amparo de ese «arrastre» que tristemente termina convirtiéndose en un mensaje político que oculta la falta de ideas, los postulantes nos contaran quienes van a integrar su gabinete en caso de llegar al poder o que líneas directrices marcarán para cada área, más allá de  las promesas de generar trabajo, desarrollo, crecimiento, felicidad, baja de impuestos, salud, educación y tantas otras cosas que no deberían depender de su buena voluntad toda vez que están consagradas en la propia Constitución como derechos de los ciudadanos, que tal vez estén esperando que les cuenten como piensan hacerlo.

Una dirigencia tramposa y ladina suele ser el resultado de una sociedad embrutecida e indiferente. Pero siempre es  bueno recordar a unos y a otros que las trampas están ahí, que son muy evidentes y que para algunos, aunque pocos, no pasan desapercibidas.

Y que las mezcolanzas ideológicas que obligan al embuste o al ocultamiento tarde o temprano emergen en forma de gobiernos que apenas asumidos no saben que hacer para resolver los problemas.

¿No sería mejor hablar con claridad y permitir que el votante sepa que es lo que se está preparando para su vida?