Carolina Amoroso presenta “Llorarás”, su libro sobre inmigrantes venezolanos

La periodista de TN habló en Radio Brisas acerca de su necesidad de contar movilizantes historias de venezolanos empujados a una migración forzada.

Como hija de petrolero, Carolina Amoroso vivió en Venezuela durante su niñez y siempre se sintió parte de esa realidad, conociendo a la gente y sus historias. “La sensación que tengo con el libro es que ellos son los que escriben sus historias”, afirmó.

En diálogo con Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas, la ascendente comunicadora contó que «ellos están sobrepasando un régimen autoritario que avasalló sus derechos e imponiéndose con un sentimiento de esperanza». Vienen a distintos rincones del mundo para empezar de nuevo: “es un camino de reconstrucción muy doloroso pero fascinante para mí. Me modifica como persona conocer los viajes de ellos”, confesó.

Carolina nació en Brandsen, Buenos Aires, y llegó a El Tigre, Venezuela, a los 11 años por el trabajo de su padre vinculado al petróleo. Tuvo que abrazar a una cultura totalmente diferente, con un culto al baile, a la alegría y al encuentro. Luego terminó el colegio en Ecuador y cuando se vino a estudiar a Argentina sus padres se fueron a vivir al norte de México y después a Río de Janeiro, por lo que su familia la ha llevado a conocer gran parte de América Latina.

En febrero de 2019, fue con las cámaras de TN a realizar la cobertura del frustrado paso de la ayuda humanitaria en la frontera colombo-venezolana. En ese entonces, había surgido la figura de Guaidó, junto a una represión del lado venezolano, y las fronteras abrieron. Esta situación la vio como una metáfora de la oportunidad perdida.

Cuando presenció esta y otras situaciones del país, tuvo la sensación de documentarlo de una manera permanente. “El libro era de esa manera, ya que las cobertura pasan, las notas son reemplazas por otras y los libros parecen tener esa sensación de permanecer”, aseguró la escritora. Así fue como nació “Llorarás: historias del éxodo venezolano”.

En su interesante relato, Carolina remarcó que hay una gran diferencia: por un lado hay una diáspora venezolana compuesta por migrantes forzados, por la persecución política, y por el otro, hay un denominador común que es el imperativo apoyado en la esperanza de un mundo posible aún cuando la cosa está difícil.

En cuanto a la realidad de Venezuela y la subestimación que puede haber sobre ellos, manifestó que es un acto de falta de empatía, que hay que escucharlos, que nos cuenten sus historias porque “tienen muchas lecciones para enseñarnos”. De la misma manera, explicó que «hay una dictadura militar que los tortura, que viola los derechos fundamentales, que los persigue, que no puede explicar ante el mundo cómo expulsó a más de 5 millones de personas de su territorio«.

Por otro lado, sostuvo que hay una frivolización en la conversación acerca de Venezuela y que no hay que invocar el nombre del país en cualquier contexto. “Empezar una conversación a partir del miedo no me parece un camino fructífero y frivolizar o hacer que la conversación entre dentro de la grieta nos impide ver la realidad”, manifestó.

Las historias que cuenta en el libro se las fue encontrando a lo largo de su vida. Al respecto, señaló que el contenido va desde el relato de un joven escudero que huyó de la resistencia, tuvo su hijo en Argentina y se volvió a España, la historia de una abuela que se trajo tres generaciones de su familia, un pensador intelectual “increíble” que ahora está en el exilio con su mujer, profesora de teatro y que poseen una perspectiva muy comprometida desde la formación artística, relatos de los jubilados… También, la historia de un médico que se fue a trabajar al pueblo de la provincia de Buenos Aires, Las Toscas, y que les da tranquilidad a todos.

Son historias llenas de ternura, es una excusa para estar entre ellos, porque admiro mucho la venezolanidad, despierta una parte de mi que me gusta más, siento que están en una lucha justa por su libertad y dignidad”, resaltó la periodista. Y agregó que si algo le enseñaron las historias de la diáspora venezolana es que “la vida es incontenible”.

Escuchá la nota con Carolina Amoroso en diálogo con Florencia Cordero en Radio Brisas en este link