Chubut: la minería dispara la puja entre la política y la gente

Una maniobra poco clara de la política, un ley aprobada en una sesión irregular y la población civil movilizada para lograr su rápida derogación. Un «que se vayan todos» reaparece dos décadas después.

 

La Legislatura de la provincia del Chubut aprobó sorpresivamente este miércoles  por mayoría el proyecto de diversificación productiva para la Meseta Central que incluye realizar una zonificación minera en los departamentos Telsen y Gastre y sin utilización de cianuro.

El proyecto lo había enviado el Gobierno el año pasado y tenía dictamen de Comisión, aunque nunca se había tratado en la Cámara.

Lo que despertó la indignación general fue que se trataba de una sesión especial donde expusieron los postulantes al Superior Tribunal de Justicia en en la que al concluir, y sin aviso previo,  se convocó a una  ordinaria en la que se incorporó en el Orden del Día la iniciativa por la actividad minera. Esto, y el hecho de que la explotación ya había comenzado aún sin una ley que la respaldara -lo que hacía sospechar un acuerdo entre la empresa y la dirigencia política chubutense a espaldas de la gente- disparó la furia de la sociedad civil que se manifestó de diferentes formas generando un conflicto que pareciera estar recién en sus inicios.

La ley se aprobó por 14 votos contra 11 y el mapa donde se concentraría la actividad se aprobó después de 18 años. La iniciativa oficial permitirá la minería de plata, cobre y plomo, en algunas zonas de la provincia, como Telsen y Gastre, y es activamente resistida por buena parte de los movimientos sociales chubutenses.

El gobernador Mariano Arcioni, señalado como el gran responsable del avance de la ley, promulgó este jueves el proyecto, desoyendo el reclamo de gran parte de la sociedad.

Mientras en Rawson las protestas adquirieron mucha violencia -la propia casa de gobierno fue incendiada por los manifestantes- en localidades como Puerto Madryn, en donde cerca de 10.000 personas marcharon por las calles céntricas bajo consignas tales como «No es no» y «el agua no se vende» pudo verse marchar juntos a personas de todas las edades y condiciones sociales, junto con representantes de clubes deportivos y mucha juventud.

-Las primeras repercusiones sociales de repudio-

El club Bigornia de Rawson anunció la expulsión de Roddy Ingram, diputado provincial cuyo voto fue clave para la aprobación de ley. «Esta comisión directiva ha considerado que la actuación del socio y diputado provincial Roddy Ingram con su voto afirmativo a la zonificación de la megaminería ha demostrado una falta de empatía, no sólo con el pueblo Chubutense sino además con el club, ignorando que ésta institución hace uso del río para las actividades anteriormente mencionadas», reza el comunicado del club.

Y ante la furia de la sociedad civil el intendente de Trelew, Adrián Maderna, ofreció este viernes un mensaje respecto de los hechos sucedidos en la ciudad y la provincia en las últimas horas.

“Siento la responsabilidad como dirigente político de llamar a la paz social y ponerme a disposición para articular los mecanismos necesarios y lograr consensos democráticos que permitan retornar al orden y garantizar la tranquilidad de todos los habitantes de nuestra provincia”.

Paralelamente el comisario a cargo de la Seccional Primera de Trelew, Marcelo Silva, dejará su puesto a raíz de los hechos de violencia que se vivieron el viernes por la noche durante la manifestación popular concertada en la Plaza Independencia de Trelew.

El ministro de Seguridad de Chubut, Leonardo Das Neves, explicó a Jornada que el jefe de la Seccional de Trelew “no estuvo a la altura de las circunstancias”, tampoco “respetó las órdenes indicadas por el ministerio”

Y hoy se conoció que marineros que se desempeñan en el puerto de Rawson paralizaron las actividades por tiempo indeterminado y solicitaron al Gobierno Provincial la derogación de la Ley de Zonificación Minera. Y se espera que otras entidades gremiales se sumen a la medida en las próximas horas.