Clausura: parece que Boca fue el único que violó el aforo

La justicia argentina no para de hacer papelones: a todos los vicios que la sociedad le endilga le suma ahora el criterio caprichoso para tratar situaciones idénticas. Una vergüenza y un peligro muy serio.

 

El cuerpo de investigaciones judiciales del Ministerio Público Fiscal allanó y posteriormente clausuró esta tarde y por cinco días el estadio de Boca Juniors, la Bombonera, ante las sospechas de que se superó el aforo del 50% permitido por protocolo sanitario para el partido del sábado pasado ante Lanús, por la 15ta. fecha del campeonato de la Liga Profesional de Fútbol.

La investigación alcanza también al partido del domingo pasado entre las selecciones de Argentina y Uruguay (3-0), en el estadio Monumental de River Plate, por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022 aunque sugestivamente la cancha del millonario no recibió sanción alguna.

Estas investigaciones se suman a las iniciadas en otra vez en River Plate y luego Vélez Sarsfield el fin de semana pasado por haber superado la capacidad del 50% permitida en sus estadios, en el superclásico con Boca y ante Independiente respectivamente, con motivo de la vuelta de los hinchas desde el 1 de octubre y tras la restricción impuesta en marzo de 2020 por la pandemia de coronavirus. Pero en ambos casos tampoco existió «sanción preventiva» alguna.

Consultadas fuentes judiciales acerca del motivo de semejante diferencia se limitaron a expresar que «son diferentes jueces los que actúan y cada uno tiene un criterio diferente», poniendo en evidencia una vez más que Argentina es un país en el que el estado de derecho no existe y la seguridad y los derechos de sus ciudadanos dependen de la mirada o el capricho del magistrado que les toca en suerte.

Las canchas de Belgrano, San Lorenzo, Estudiantes, Huracán, Rácing y otros tantos equipos de la Liga Profesional -a los que deben sumarse varios del Torneo Nacional- fueron mostradas con verdaderas explosiones de hinchas en lo que fue una violación masiva de los aforos fijados. Pero solo La Bombonera mereció una sanción que además de insólita no tendrá efecto real alguno: Boca será visitante en la próxima fecha así que cuando deba volver a su estadio la medida ya habrá pasado.

Todo raro, todo sospechoso pero sobre todo insólito. En las dos fechas que lleva el retorno del público a las canchas se jugaron más de veinte partidos y, salvo en el José María Minella de Mar del Plata, en todos se superó la cantidad de gente permitida. Sin embargo solo Boca fue sancionado.

Es cierto que las brujas no existen…pero que las hay, las hay…