Remando y sin tiempo: «Con mi canoa serpenteando¿llegaré?»

Dificil escollo se presenta en la carrera con obstáculos que se le ha generado a Daniel Scioli. Quiere quedar afuera de la pelea de Cristina con la Corte. ¿Lo dejarán?.

Daniel Scioli prefirió este miércoles no echar más leña al fuego de la pelea entre el oficialismo y la Corte Suprema de Justicia, y al ser consultado respecto a los cruces el gobernador bonaerense eligió una frase para salir del paso.

Desde Berazategui, donde participó de un acto de inauguración de un jardín de infantes, Scioli pidió que «no se politice la Justicia ni se judicialice la política». De esa manera, el mandatario provincial quiso evitar quedar en medio del fuego entre la Casa Rosada y el máximo tribunal apelando a su vieja estrategia de la ecuanimidad.

“La Justicia no es la que gobierna, es la que ejerce uno de los tres poderes del Estado”, agregó en sintonía con el discurso de Ricardo Lorenzetti el martes al inaugurar el año judicial.

Al mismo tiempo, Scioli elogió al Gobierno Nacional al sostener que siente que «es un momento de la Argentina en el cual tenemos un Poder Ejecutivo con gran vigor».

El camino intermedio que siempre quiere transitar Scioli es lo que más irrita a los cristinistas de paladar negro (la presidente Cristina Fernández, entre ellos). Por eso no asombrará que quienes le disputan la interna del oficialismo intenten correr al gobernador achacándole ‘tibieza’ sobre el tema.

Ya había ocurrido cuando apareció la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la Presidente, pero el gobernador hizo un acto en el que no se refirió al tema.

También hubo un reproche por parte de la mismísima Cristina Fernández, quien -sin nombrarlo- apuntó contra el gobernador cuando dijo «algunos dirigente a mi no me defienden».

Se refería al silencio de Scioli respecto de las denuncias sobre presunto lavado de dinero que involucraron a la familia presidencial, allá por 2013.