Confirmado: la caipirinha afecta la política brasilera

«Gracias a Dios la naturaleza inventó el coronavirus» dijo Lula y desató la polémica en todo Brasil. La frase se refería a como los delirios de Bolsonaro han quedado ahora expuestos.

El ex presidente Ignacio «Lula» da Silva sostuvo que la pandemia ha servido para que el pueblo brasilero tomara conciencia de la incapacidad de Jair Bolsonaro para conducir los destinos del país. Claro que la frase elegida no fe por cierto la más feliz y la respuesta de la sociedad, dividida como nunca antes en Brasil, no se hizo esperar.

«Gracias a Dios la naturaleza inventó el coronavirus» sostuvo desde su aislamiento en su casa de las afueras de Sao Paulo junto a su compañera Rosângela da Silva, «Janja». “Hago muchas reuniones por internet, con sindicatos, con el PT (Partido de los Trabajadores), con diputados, con grupos sociales”, contó en la entrevista, realizada por la aplicación Zoom.

Lula dijo a AFP que “reza” para que “el pueblo brasileño escape de este genocidio causado por responsabilidad de Bolsonaro”, al criticar las políticas del mandatario de ultraderecha ante el avance del coronavirus.

El exlíder sindical, que dirigió las huelgas de fines de los años 70 contra la dictadura militar (1964-85), se mostró por otro lado alarmado por la fuerte presencia de militares en el gobierno del excapitán quien, según dijo, “no confía en los civiles”.

El enfrentamiento que hoy traspasa a la sociedad brasilera disparó las afirmaciones del ex dirigente gremial y ahondó el debate acerca de la realidad del país y su futuro. Aunque la frase elegida suene, al menos, un poco exagerada.

Tal vez sea hora de aflojar con la caipirinha…