Cristina designó a Ricardo Luis Cundom como jefe del Ejército.

Con 59 años y nacido en Córdoba, Cundom se desempeñaba en la actualidad como comandante operacional del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Había llegado a ese cargo en 2013, con las modificaciones que acarreó el nombramiento de Milani.

La designación se concretó tras un minucioso análisis, debido a que significó el pase a retiro de al menos cuatro generales. Con él, la Infantería vuelve a estar al frente del Ejército luego de mucho tiempo.

Cundom es el veterano de la Guerra de Malvinas más antiguo en actividad. En el conflicto participó como piloto. Comenzó a prestar servicio en el Comando de Aviación del Ejército como oficial subalterno y llegó a convertirse en jefe de esa dependencia.

Licenciado en Estrategia y Organización, ostenta reconocimientos por aptitud Especial de Asalto Aéreo, de Comando y como Paracaidista Militar.

Como oficial superior prestó servicios en la Agregaduría de Defensa, Militar, Aeronáutico y Naval en México, la Inspección General del Ejército y la Dirección de Aviación de Ejército, entre otras dependencias. Fue comandante de operaciones conjuntas de la última Campaña Antártica del Verano y Comandante General Electoral.

Dentro de la Infantería, a Cundom se lo reconoce por su profesionalismo. Se lo describe como un hombre de perfil bajo muy respetado en todas las armas, que demuestra constantemente que se ocupa del personal que tiene a su cargo.

Entre las menciones que recibió en su carrera se cuenta la condecoración como ex combatiente que otorga el Congreso; un distintivo por el mismo conflicto que entrega el Ejército; el reconocimiento al Mérito Militar, otorgado por la Secretaría de la Defensa Nacional, y distinción a la Orden de Mérito Newberiano en Primer Grado, otorgada por el Instituto Nacional Newberiano.