Cristina, Fiorini y el ex concejal que no sabe y no contesta

Por Adrián FreijoCristina quiere “una nueva democracia”, Fiorini escrituró su lotecito en Cambiemos y Woolands necesita algo más de 30 años para conocer su barrio. Siga el corso…

La ex presidente dijo en Grecia algo con lo que no logramos menos que coincidir: “no podemos seguir teniendo el sistema de representación que nació con la Revolución Francesa, cuando ni siquiera existía la luz eléctrica”. Algo de lo que en esta página hemos hablado hasta el cansancio y que a nuestro juicio es la clave para resolver la más grave de las cuestiones que hoy afrontamos y que no es otra que el vaciamiento de la democracia.

¿Y cómo no va a abandonar la gente un sistema que nada puede resolverle y que se ha convertido en algo al servicio tan solo de los que, desde los cargos y honores, usufructúan de él a su antojo?.

Cada vez más pobreza, más marginalidad, menos trabajo, peor educación, menos salud, creciente inseguridad, vía libre para la droga, impunidad para la corrupción…¿porqué alguien debería querer comprometerse con semejante escenario, salvo los que se benefician de ese estado de cosas?.

Entonces Lucas Fiorini y los suyos arman un acto de alto costo para anunciar con bombos y platillos algo que todos los ciudadanos sabíamos desde los tiempos en los que le votaba lo que fuese al intendente Arroyo y que es su “pase” a Cambiemos.

¿Repercusión?...nula, cero. ¿A quién puede interesarle la “firma de un boleto de compraventa” de un espacio en el que el firmante ya vivía desde hace tiempo?. ¿En qué cambia la vida de la gente el que Fiorini se pare acá o en la vereda de enfrente?…¿o alguien duda que antes que anochezca volverá a cruzar hacia dónde crea que el sol aún calienta?.

En tanto Javier Woolands, que durante cuatro años pasó por ventanilla para cobrar el muy buen salario de concejal por el entonces partido de gobierno, pasea por los medios nacionales afirmando que lo ocurrido en El Martillo, barrio de cuya sociedad de fomento es presidente desde tiempos inmemoriales, no es algo habitual y que nada puede decir del avance de la droga en el sector porque nada sabe. ¿Para qué tantos años atornillado a su cargo fomentista y para qué el tiempo pasado en el Concejo a costillas de todos nosotros?…¿para no saber nada?…un poco caro.

No hay caso; políticos saltimbanquis, dirigentes que siempre conocen menos que el hombre de a pie, y todo pagado con nuestro dinero.

¿Cómo no vamos a salir corriendo cuando nos hablan de las “virtudes” de un sistema que ya hace mucho quedó a espaldas de la gente?. ¿Cómo no vamos a coincidir con Cristina -flor innata de este tiempo de democracia vacía y a disposición de quien quiera manotearla- cuando dice en Grecia que ha llegado el momento de cambiar las formas de representación?.

Aunque seguramente ella y nosotros estemos pensando en algo muy distinto para el nuevo tiempo…