Cristina metió al mundo en una licuadora con apariencia de twitter

Advirtió sobre un «modus operandi global» contra las soberanías nacionales que incluye desde ataques financieros hasta «acciones encubiertas» para «desestabilizar gobiernos»

En un escrito que publicó por internet desde un lugar que no identificó, en el marco del hermetismo extremo sobre el periplo que cumple el avión que la lleva a Moscú, la jefa de estado consideró que «todo hace juego con todo».

«Estamos ante un modus operandi de carácter global, que no sólo lesiona severamente las Soberanías Nacionales sino que además genera operaciones políticas internacionales de cualquier tipo», añadió.

Al armar una suerte de editorial sobre la lectura de varios diarios recientes, combinó varios de los temas latentes en la política nacional como los fondos buitres, la figura del fiscal Alberto Nisman, la delegación de asociaciones israelitas DAIA, la denominada «ruta del dinero» y las notas que publicó sobre el atentado el periodista Pepe Eliaschev, también fallecido.

En un extenso texto, la Presidente reveló que una nota de Página 12 la leyó «3 veces! (algo que jamás hago con ninguna nota periodística)» y la relacionó con otra que dijo haber visto en el «diario Haaretz, uno de los más importantes de Israel» sobre el lobby ante el parlamento de Estados Unidos sobre los acuerdos nucleares con Irán.

A modo de conclusión, interpretó que «en la Argentina se intentó que el Congreso no aprobara el Memorándum de Entendimiento».

«Cualquier similitud no es mera coincidencia y mucho menos casualidad», advirtió.

Y, señaló que «estamos ante un modus operandi de carácter global, que no sólo lesiona severamente soberanías nacionales interfiriendo y coaccionando el funcionamiento de los distintos poderes de los Estados, sino que además genera operaciones políticas internacionales de cualquier tipo, forma y color».

«Pueden ser de lobbys que siempre contribuyen, hasta ataques financieros u operaciones mediáticas internacionales simultáneas o lo que es peor, acciones encubiertas de distintos «servicios» destinadas a desestabilizar gobiernos», denunció.

La jefa de estado señaló que «todo tiene que ver con la geopolítica y el poder internacional. Algunas veces sus efectos pueden ser globales sobre la paz, como por ejemplo impedir la posibilidad de un Acuerdo entre EEUU y otras potencias con Irán en materia nuclear o colaterales como imposibilitar acuerdos que contribuyan, a que después de 21 años pueda haber Verdad y Justicia para las víctimas de la AMIA».

«Es una pena que algunos pocos, aunque poderosos aún no lo hayan entendido o peor aún, no les importe porque no les sirve», acotó.