De memoria: la CGT y la CTA juegan el juego que mejor conocen

“Hacen como que” pelean, “hacen como que” acuerdan, “hacen como que” se diferencian y “hacen como que” respetan la voluntad popular. Unificaron la fecha del 6 y van por la caída del gobierno.

La CTA había anunciado un paro con movilización para los últimos días de marzo. Luego la CGT lanzó su paro sin movilización para el 6 de abril. “Con parar alcanza” dijeron los nuevos Gordos del poder gremial; “hay que poner al pueblo en la calle” bramaron los nuevos combativos del sindicalismo argentino.

“Todos respetamos al gobierno y a la voluntad popular” dijeron, con voz un tanto menos audible, desde ambos sectores.

¿Resultado?: unificaron la fecha, la CGT no moviliza y la CTA si. Es decir, para ser claritos, que ese día el país estará parado y los accesos cortados, y las calles con el tránsito interrumpido, y el éxito de la medida asegurado…y el gobierno jaqueado.

Los chicos van por la cabeza del poder institucional y, una vez más, se reparten los roles para que si lo logran pronto sea mérito de “los malos” y si no lo consiguen siempre estén “los buenos” para negociar.

Pero una vez más -desde los tiempos de Alonso-Vandor vs Ongaro-Tosco en el que al final siempre quedaba en evidencia el tándem- los sindicalistas argentinos se quedan con la calle, la plata, la política y el poder.

Y los demás, también como siempre, espiamos por la ventana de la historia sin poder hacer otra cosa que eso…mirar.