Denuncia penal vuelve a señalar a Giri en el escándalo Río Santiago

Por Adrián FreijoLa declaración de uno de las personas utilizadas para el cobro de los subsidios truchos fue realizada en la tarde de este martes y compromete seriamente al funcionario.

Emiliano Giri vivió seguramente su momento más difícil en ocasión de ser detenido en el marco de la causa que investigaba una estafa con subsidios truchos que se conoció como el escándalo de los Astilleros Río Santiago.

Aquella imagen del funcionario de Carlos Arroyo bajando esposado de una camioneta de traslado del Servicio Penitenciario pareció terminar con su futuro político y se convirtió en el escándalo más estruendoso que haya afrontado el actual gobierno comunal desde el mismo momento de su asunción. Giri aparecía como el hombre ultra poderoso e intocable que decía a quien quisiera oírlo que era él quien realmente gobernaba y que sería en cuatro años el nuevo intendente de la ciudad.

Sin embargo, y contra todas las previsiones, recibió primero el beneficio de una absolución -sobre la que no pocas versiones circularon por la velocidad y endeblez de su tratamiento- y luego la reivindicación por parte del gobierno comunal que lo acogió nuevamente en lugares de decisión. Así fue recuperando poco a poco su poder, hasta desplazar al otrora poderoso titular de OSSE, sitio en el que -seguramente para evitar al menos por el momento el necesario paso de su designación por un HCD esquivo a aceptarla- figura con el insólito cargo de Asesor Ad Honorem pero en la que, según los propios funcionarios y empleados de la sociedad de estado, ya funge como jefe absoluto.

Siempre acompañado de zonas grises que nadie puede explicar, Giri aparece ahora movilizando negocios vinculados a la energía eólica que se sostendrían en financiamientos externos vinculados a empresas de las que no es ajeno el discutido empresario.

Pero ocurre que en la tarde de este martes se conoció una denuncia penal por coacción en su contra, que lo vuelve a instalar en medio del escándalo del astillero: una persona afirma que Giri fue no solo quien lo metió en el problema de los subsidios sino que posteriormente lo amenazó a él y a su familia para que lo exculpara e hiciese responsable de los hechos a un tercero. 

Ya en 2017 este mismo denunciante había declarado que Giri nada tenía que ver, lo que movilizó al fiscal Jorge Paolini dispusiese el sobreseimiento de Giri. Poco tiempo después compareció frente al juzgado para sostener que aquellas afirmaciones no habían sido sinceras, sino producto de amenazas recibidas por parte del funcionario comunal. Sin embargo los tiempos de la justicia demoraron la confirmación de esta grave denuncia, lo que ocurrió recién en las últimas horas con la declaración que reproducimos a continuación.

El testimonio se produce en el marco de la Nota de Colaboración procedente de la DDI La Plata, referente a la IPP Nº 06-00-022100-17/00 caratulada “Dr. Granillo (Imputado), Giri, Emiliano (Imputado) S/ Coacción a Rodriguez, Miguel Angel (denunciante)” de trámite ante la UFI Nº6 a cargo del Dr. Marcelo Carlos Romero del Depto. Judicial La Plata.

Miguel Angel Rodriguez, un discapacitado que afirma haber sido custodio de Emiliano Giri hace aproximadamente 4 ó 5 años, siendo ambos integrantes del PRO denunció que “una vez una persona de sexo masculino le ofreció un subsidio de trabajo. Que el deponente le aportó copia del DNI. Al tiempo recibe en su celular un mensaje que le leyó su pareja en razón de ser analfabeto, que tenía una plata para cobrar. Que al otro día se presentó en el Banco Provincia Sucursal Puerto y cobró $900, Que empezó a averiguar y se enteró por medio de ANSES que no podía reclamar una pensión porque figuraba cobrando una pensión de $25.000. Que a raíz de eso comienza a salir en los medios y que es entonces cuando Emiliano Giri le pide ir a la ciudad de La Plata, manifestándole su pareja que el deponente no podría hacerlo por los problemas de salud que tenía ya que luego de un accidente tuvieron que operarlo para extirparle la vejiga, por lo que poseía una sonda permanente que le limitaba sus actividades. Que Giri afirmó que se haría cargo de todos los gastos para que pudiese viajar en condiciones, insistiendo tanto que se sintió obligado a viajar. Que viajaron Giri, dos hombres a los que no conocía y el deponente. Que fueron a un estudio jurídico del que no recuerda el nombre (N.de R: se estaría refiriendo al del Dr. Granillo, también imputado en la causa) en el que el abogado y Giri le mostraron una foto de una persona de sexo masculino y le decían que tenía que declarar que el responsable de todo (N. de R. el trámite irregular con la pensión aludida) era un tal FIOCCA (N. de R.: se refiere a Roberto Fiocca, ex socio de Giri que sigue sosteniendo su absoluta inocencia en la maniobra en la que el funcionario pretende involucrarlo). Que si no lo hacía el deponente y su familia lo pasarían mal e irían presos, accediendo por ello a declarar lo que le pedían, lo que hizo a continuación en los Tribunales. Que luego de eso Giri y su gente lo llevan a la Terminal, le compran un sandwich y lo mandan a Mar del Plata“.

Dominguez denuncia luego dos situaciones de amenaza que sufrió a partir de aquellos hechos.

Hasta aquí los hechos ocurridos en las últimas horas, en los que a partir de esta declaración Dominguez pone a Emiliano Giri en una delicada situación. Si es verdad todo lo que afirma todos los argumentos del todopoderoso asesor del intendente en el sentido de no tener nada que ver con aquella maniobra en perjuicio del erario público caerían por su propio peso. ¿Qué otra intención que salvarse y descargar culpas en terceros podría haber detrás del apriete al hoy denunciante para que responsabilizase a Roberto Fiocca de algo semejante?, ¿qué otro interés podía tener Giri que no fuese su propia exculpación?. Solo el funcionario podrá, o no, aclarar este punto que echa por la borda todos sus argumentos defensivos.

La declaración de Miguel Angel Rodriguez, reconociendo que mintió cuando dejó a Giri fuera de la cuestión,  vuelve a colocarlo en el centro de la escena de un escándalo del que ya se creía excluido pero en el que seguramente ahora deberá dar explicaciones ante la justicia de La Plata.

Los fantasmas del pasado parecen querer volver por sus fueros y traen consigo el clásico y sordo ruido de cadenas.