Endeudamiento: el gobierno sigue con las buenas señales

Mientras el mercado y la política siguen debatiendo sobre la conveniencia en avanzar en el endeudamiento público. Mientras tanto el gobierno da señales de tener la cuestión controlada.

El Gobierno nacional canceló este lunes el Bonar 2017, conocido también como Bonar X, con un pago de 7.180 millones de dólares, el mayor vencimiento de deuda pública que afrontará la Argentina durante este año. Como consecuencia de este pago las reservas internacionales del Banco Central cayeron en 4.000 millones de dólares.
Para la cancelación de este bono, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, tomó la semana pasada deuda en dólares en el mercado local por 1.760 millones de dólares mediante dos nuevos instrumentos a 2025 y 2037 al 5,75% y 7,625%, respectivamente.

Como del total de la erogación, unos 6.930 millones de dólares corresponden al capital y los 250 millones restantes fueron en concepto de intereses de la última amortización semestral del título con el pago del Bonar X se redujo la deuda pública de largo plazo en más de 5.100 millones de dólares.

Dentro del programa de Letras del Tesoro (Letes), la semana pasada, además de los bonos, Caputo tomó otros 4.500 millones de dólares de endeudamiento de corto plazo.

Por otra parte, el Banco Central convocó para mañana a una nueva licitación de Letras del Banco Central (Lebacs) para renovar vencimientos de este mismo instrumento, a plazos de 28, 63, 91, 154, 210 y 273 días y detalló que la caída de 4.122 millones de dólares de las reservas obedeció al pago del Bonar X por 4.000 millones a bonistas en el extranjero, 118 por pagos a organismos internacionales, un millón por operaciones cruzadas son el sistema SML y el resto a ajustes por tipo de cambio.

De esta forma, las reservas pasaron del récord que se había alcanzado el viernes pasado a 48.547 millones de dólares, el nivel más bajo desde el 14 de febrero.

Desde 2015 no se registraba una caída de las reservas de semejante magnitud, cuando venció el Boden 2015 y las reservas perdieron 5.900 millones de dólares por la cancelación de estos 6.500 millones de dólares en deuda nacional. En aquel entonces, el contexto era bien distinto ya que las reservas venían en un aspiral descendente pese al cepo cambiario.