Echan a los turistas de Búzios por el rebrote de COVID-19

El estado brasileño de Río de Janeiro determinó el desalojo de turistas en la localidad de Búzios, una de las más turísticas del país, con el propósito de frenar la propagación del nuevo coronavirus.

 

La decisión judicial determina que Búzios pase a «bandera roja», es decir, nivel de riesgo de colapso muy alto en la red de salud local, así como la necesidad de aislamiento social completo en el combate a la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

De acuerdo con la determinación, los turistas hospedados en la ciudad deben dejar hoteles, posadas o inmuebles de alquiler de temporada en un máximo de 72 horas a partir de este jueves.

Búzios, situada en la llamada región de Los Lagos, en el norte del estado de Río de Janeiro, es una de las localidades más turísticas de Brasil debido a sus playas.

La medida prohíbe también la promoción de hoteles o espacios de alquiler de temporada, así como la aceptación de nuevos huéspedes, además de obligar a la alcaldía a retroceder de inmediato en todas las medidas de flexibilización adoptadas hasta el momento.

De esta manera, estará vigente hasta finales de mes el decreto municipal de marzo pasado, que prevé un aislamiento social más rígido con cierre de playas, deportivos, lugares de alojamiento y establecimientos comerciales, ordenanza que también contempla multas en caso de incumplimiento.

Río de Janeiro ha registrado en las últimas semanas un incremento en el número de contagios y muertes por la COVID-19, con 395.386 casos confirmados hasta el miércoles y 24.109 fallecidos desde el inicio de la pandemia, mientras que en Búzios acumula 2.423 casos y 25 muertes.