El Barcelona y el Madrid juntos en una protesta gremial

La Federación Española de Fútbol anunció que si el gobierno no cambia el decreto que centraliza el reparto de los derechos televisión, se unirá a la propuesta de paralizar el campeonato.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) amenazó con convocar una huelga coincidiendo con la penúltima fecha del campeonato, el 16 y 17 de mayo, en apoyo a sus futbolistas por un conflicto sobre el reparto de los derechos televisivos del fútbol que perjudica a los jugadores de los equipos más modestos y el malestar generado por el incremento de la presión fiscal sobre las estrellas.

Nota Relacionada: Escándalo en España por un DT que abandonó una conferencia de prensa
La Junta Directiva de la entidad que preside José María Villar anunció en un comunicado que si el gobierno español no cambia en diez días algunos puntos sustanciales del decreto aprobado recientemente que centraliza el reparto de los derechos televisión, se unirá a la la propuesta de los jugadores, entrenadores y árbitros de paralizar la penúltima fecha del campeonato.

La medida de fuerza, de hacerse efectiva, afectaría partidos como el Atlético de Madrid-Barcelona y Espanyol-Real Madrid, que pueden decidir al campeón de Liga, además de los duelos que determinarán a los equipos que desciendan de categoría.

El motivo oficial de la huelga es el malestar de la AFE con el Decreto Ley sobre el reparto de los derechos televisivos del fútbol español, de los cuales los jugadores apenas participan.

La asociación argumenta, entre otros motivos, que el hecho de no recibir casi nada en el reparto, les impide contar dinero para hacer frente a un fondo de contención para el pago de salarios de los equipos de primera división y de segunda con problemas.

No obstante, a este interés se uniría también un problema de carácter fiscal, ya que los futbolistas, especialmente las grandes estrellas, están molestos porque en los últimos tiempos han visto cómo se incrementaba la presión sobre ellos.

A esto se suman otros problemas como el reparto de los ingresos de las quinielas, o las nuevas normas para el fútbol no profesional relativas a la regularización de trabajadores, que amenazan la viabilidad económica de cientos de clubes pequeños.

El presidente de la AFE, Luis Rubiales, tenía previsto brindar mañana una conferencia de prensa para anunciar una decisión respecto a la amenaza de huelga acompañado por dos emblemáticos jugadores de la liga española, como el madridista Iker Casillas y el catalán Xavi Hernández, según fuentes de la asociación, citadas por la emisora Cadena Ser.

«En un Estado de derecho hay que cumplir las leyes y tributar en función de los ingresos y eso se aplica a todos los contribuyentes, digan lo que digan los jugadores», dijo a Télam una fuente de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), consultada sobre la posible huelga que planean los futbolistas.

A raíz del caso del astro Lionel Messi, imputado junto a su padre por evasión fiscal, la Hacienda española abrió investigaciones contra otras estrellas del fútbol mundial que tributan en España, como Sergio Ramos, Iker Casillas, Xabi Alonso, Gerard Piqué y Xavi Hernández, de acuerdo con lo que trascendió a la prensa.

El control se debe a un cambio en la interpretación por parte de la Agencia Tributaria de la ley de 1996 que permitía a los clubes pagar el 15% de los ingresos de los futbolistas a través de sociedades que facturaban por derechos de imagen.

De esa forma, los jugadores pagaban menos impuestos, ya que tributaban una parte de sus ingresos a un tipo reducido en comparación al IRPF (ganancias) que pagan por su salario.

Ahora los inspectores de la Agencia Tributaria consideran que esas sociedades utilizadas por los jugadores para facturar sus derechos de imagen deben tener alguna actividad y empleados, para no ser un simple instrumento de fraude.

Mientras el 15% del salario que ingresan a través de impuesto de sociedades tributa a un 30% (en el año 2014), el 85% restante que lo hace por el IRPF a un tipo que en Cataluña es del 56% y en la mayor parte de España del 52%.

Por el momento, al margen de Messi, la Agencia Tributaria no percibió un delito fiscal en el resto de futbolistas, aunque sí les exige que abonen la diferencia entre el impuesto de sociedades y el IRPF de los últimos cuatro año, publicó recientemente el diario El Mundo. Y la mayoría habría optado por saldar sus deudas.

Otro tema de discordia es que Hacienda también exige que los clubes no paguen directamente las comisiones a los representantes de los jugadores, sino que sean los propios futbolistas los que lo hagan. De esta forma lo tendrían que declarar como ingresos y posteriormente hacer el pago correspondiente, con lo que se verían perjudicados a nivel impositivo.

«Tuvimos una reunión con AFE, vinieron para charlar con nosotros y los jugadores estamos con lo que ellos decidan», dijo Messi ayer en conferencia de prensa en la víspera del duelo de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de Europa que enfrentará hoy al Barcelona con el Bayern Munich en el Camp Nou.

Por su perte, Xabi Alonso, jugador español del Bayern Múnich, indicó que «el nuevo acuerdo, desde el punto de los futbolistas no es bueno, de ahí las quejas de la AFE, que apoyamos».
El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, sostuvo hoy que espera que «la sangre no llegue al río».

En tanto, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, -uno de los funcionarios más impopulares del Ejecutivo de Mariano Rajoy- señaló que el reclamo de los jugadores sobre el pago del 15% de las sociedades por derechos de imagen «no tiene nada que ver» con el decreto ley sobe la venta de los derechos de televisión.