El «cabaret» de Boca que siempre vuelve a abrir las puertas

Por José Luis Ponsico (*)Desde 1998 en el club de la Ribera pesa una sentencia del popular «Gambetita» Diego Latorre: «Boca es un cabaret» que cada tanto vuelve a tomar actualidad.

 

José Luis Ponsico

Desde 1998, en rigor el vestuario boquense ardía desde 1996 -costó la salida a Carlos Bilardo, nada menos- en el club de la Ribera pesa una sentencia del popular «Gambetita» Diego Latorre: «Boca es un cabaret». Aquélla expresión le costó irse de Boca. Lo pidió Angel Cappa para Racing en el´99. En Boca nunca lo perdonaron. Tampoco la hinchada.

A un cuarto de siglo el club hoy revive episodios de inconducta de los colombianos Edwin Cardona y Sebastián Villa. Con ellos, el peruano Carlos Augusto Zambrano. No seguirían en el 2022. Los colombianos repiten episodios anteriores. Enero 2018, Cardona, Wilmar Barrios y Frank Fabbra involucrados en un escándalo con «chicas» cuando debían estar concentrados.

Ocurrió en víspera del clásico con River en Mar del Plata. Boca  conducido por Guillermo Barros Schelotto sancionó con multas a los futbolistas. La «salida» de Cardona motivó risas: «La culpa la tuvo el barbero», dijo el 10. Le apuntó al ignoto peluquero del plantel que «les presentó» a las chicas del Caribe.

A fines de enero, River había caído poco antes contra Lanús, eliminación traumática, en «La Fortaleza» «granate», ganó 1 a 0 en Mar del Plata con gol de otro colombiano, Rafael Borré en medio del escándalo de los tres con mujeres que ejercían actividades “non sanctas”. Por decirlo en lenguaje académico.

Aquella frase que desató un escándalo

No anduvieron bien los extranjeros -excepto Fabbra- contra River final de la Recopa, marzo 2018 en Mendoza. La derrota empujó a Carlos Tévez a «culpar» públicamente a Cardona por jugadas decisivas. La infracción penal a Gonzalo «Pity» Martínez y la corrida donde «Nacho» Fernández lo llevó a la rastra 25 metros, antes del segundo gol riverplatense.

Hace 60 años, tres notables no fueron transferidos a Europa por ser considerados «rebeldes» y tener problemas de conducta en sus respectivos clubes. Los casos del inefable José «Nene» Sanfilippo, goleador de San Lorenzo, pretendido por el Real Madrid -quizá vetado por Alfredo Di Stéfano- Oreste Corbatta y Norberto Menéndez, Racing y River, respectivamente.

En la serie entre 1956 y 1959 se fueron, grandes transferencias, Enrique Omar Sívori, de River a Juventus, Italia, Antonio Angelillo, Boca al Inter, Humberto Maschio, Racing a Bologna, Antonio Garabal, Dante Lugo, de Ferro y Lanús a Atlético Madrid; Rogelio Domínguez al Real y Luis Pentrelli. antes, Ernesto Grillo, Ernesto Cucchiaroni y Francisco Loiácono, a Italia.

Bilardo primero y Veira después fueron víctimas del «cabaret»

Sanfilippo vivía en permanente conflicto con San Lorenzo. En el´60 convirtió 34 goles de un equipo que terminó cuarto. El virtual «dueño» del vestuario «merengue» (Alfredo Di Stéfano) impidió su llegada a Madrid. Según el propio «Nene» aunque nunca pudo probarlo.

El talentoso «Beto» Menéndez en ruptura con River, pasó a Huracán, en 1961. Alberto Armando lo compró para Boca en el 62. El cerebro de los títulos del 62, 64 y 65. Menéndez había sido campeón con River en el 55, 56 y 57 con apenas 19 años.

El que alcanzó vueltas olímpicas en ambos, mucho después, Alberto César Tarantini, en los´70 y 80. Corbatta apoyado por sus compañeros tampoco gozaba de la simpatía de la dirigencia de Racing. En el 63 pasó a Boca

Ya estaba de vuelta. El alcohol su «enemigo». El mejor puntero derecho de la historia de nuestro fútbol, que la tenía atada «a lo Messi» en su pierna derecha, no pudo con el vicio.

Corbatta y Sanfilipo: dos «díscolos» que También pasaron por Boca

Los tres en la selección nacional pero sin rumbo europeo. Los clubes del viejo continente tomaban recaudos antes de invertir sumas millonarias en futbolistas argentinos. Algunos volvieron rápido: Lugo y Garabal en el 59 grandes figuras en Ferro. Los compró Alberto Armando para Boca.

Edwin «clon» de Riquelme siempre tuvo destellos de calidad en la cancha y vivió contrastes con indisciplina. Por eso Boca no lo adquirió y estuvo dos años en México. Volvió hace un año pero repite incongruencias de conducta. En su paso por tierra azteca jugó 32 partidos en Pachuca y convirtió ocho goles. Tuvo un paso sin mucho suceso por Tijuana antes de volver.

Villa «fajó» a su ex mujer Daniel Cortés en abril del 2020. El juicio por «violencia de género» es millonario -se habla que Daniela su ex cobrará algo más de 350 mil dólares por golpes recibidos del delantero colombiano- y el veloz atacante estuvo un año con idas y vueltas. En febrero de este año, Boca había extendido el contrato de Villa hasta el 2024. Ahora se abre un interrogante.

La primera «rebeldía» del puntero derecho e izquierdo colombiano, muy elogiado por Juan Román Riquelme antes de las polémicas, llegó porque quería ir al Brujas de Bélgica y Boca rechazó la oferta. Ahora, el club de la Ribera fijó el pase en 12 millones de euros.

Cardona, Villa y Zambrano: tres que están de salida

A Zambrano le están buscando club. Parece que irá al Alianza de Lima. Entretanto, aparece voces de crítica para el DT interino Sebastián Battaglia. Trató de «esconder» los motivos de la indisciplina de los futbolistas que debían regresar luego- de la suspensión, el domingo, del partido Boca-Ñuls, en el mejor estado al Hotel Intercontinental. No llegaron «bien».

Desde las redes sociales atacaron mucho a Riquelme y el Consejo de Fútbol, donde el «10» es la cabeza de grupo de una «task force» que integran Raúl Cascini, Jorge Bermúdez -colombiano histórico ganador con Mauricio Chicho Serna que no han podido disciplinar a los suyos- además de Marcelo Delgado, llamado a silencio.

Al consejo de asesores le endilgan errores de conducción. Dejaron ir en su momento a Guillermo «Pol» Fernández, pedido siempre por Miguel Russo -al cabo el DT. debió irse- las salidas obligadas de Julio Buffarini, Wanchope Abila, Carlos Tévez y Mauro Zárate. Las compras de Diego «Pulpo» González, Norberto Briasco, Nicolás Orsini y Esteban Rolón, entre otros.

El Consejo de Fútbol: por ahora más problemas que soluciones

Lo de Rolón llamó la atención. No por sus actuaciones en Huracán, donde provino. Luego de su aparición en Argentinos Jrs hace cinco años, tuvo un paso por el Juvenil Sub- 17 y jugó en Europa. En Málaga, España y Genoa, Italia. En Boca no rindió. En todos lados se cuecen habas.

Hace 30 años, Racing vivió una instancia parecida. El plantel conducido por Roberto Perfumo marchaba segundo en el Clausura, detrás de Boca del «Maestro» Oscar Wáshington Tabarez. El torneo lo ganó Ñuls, apasionante final bajo la lluvia en La Bombonera. Los penales de Norberto Scoponi.

En vísperas del clásico Boca-Racing tres futbolistas de la Academia se ausentaron de la concentración. Sin autorización. Uno de ellos, la «estrella» el uruguayo Rubén Paz, símil de Diego Maradona del otro lado del Río de la Plata. Gambeta, pegada. Talento.

El presidente de Racing, Juan De Stéfano acababa de renovarle el contrato al «crack» oriental, nacido en Artigas, cuando el «Mariscal» molesto por la indisciplina, exigió una sanción para los tres. Como De Stéfano no aceptó Perfumo renunció. El escándalo repercutió en el campo de juego: bajo la lluvia en «La Bombonera», Boca le hizo seis goles a Racing. Invierno del´ 91

Latorre, mientras tanto, también vivió un escándalo con la ex modelo Natasha Jaitt, 2017 -«Clarín» publicó que el popular «Gambetita» pagó 200 mil pesos hace cuatro años para «hacerla callar» a la bella amante, que murió por una sobredosis, febrero 2019- en un universo donde no se salva casi nadie.

Aquél Boca tildado de «cabaret» en los papeles tenía mejores futbolistas. Desde Carlos Navarro Montoya en el arco; Néstor Fabbri en defensa; Blas Giunta en el medio; talento del «Beto» Alberto Márcico adelante, sin olvidar el despliegue del «Colorado» Carlos Mac Allister y el «Pepe» José Basualdo. Bilardo y el «Bambino» Héctor Veira no pudieron conducir el vestuario.

Recién cuando se hizo cargo Carlos Bianchi y crecieron varios -Rodolfo Arruabarrena, Diego Cagna, Guillermo Barros Schelotto, Martín Palermo y especialmente el «Chico 10», Juan Román Riquelme, Boca pasó a ganar todo. Ahora, Riquelme no juega. Tema a resolver.

Telón si fuera una obra teatral, onda vodevil a la francesa.

 

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión, Mundo Amateur y La City.com