El cine también posó su mirada sobre la cuestión del aborto

No son pocas las películas que han abordado el tema. Sin embargo, tal vez como reflejo de lo que ocurre en la sociedad, nunca han logrado abordar el tema desde una mirada que no sea sesgada.

El papa Francisco continúa dando sorpresas. El máximo representante de la Iglesia Católica anunció  que concede a los sacerdotes la facultad de absolver a aquellas mujeres que hayan abortado. Estos podrán conceder el perdón y, por supuesto, las pecadoras tendrán que estar arrepentidas de haber interrumpido su embarazo.

Esta apertura en el pensamiento de Bergoglio es, a primera vista, es una prueba de su intención de renovar la imagen de la Iglesia (aunque en Argentina ha causado bastante estupor debido a las anteriores convicciones anti-abortistas del Papa cuando aún era sacerdote en su país).

Fuera ya de cualquier consideración religiosa, el aborto se ha abordado en muchas ocasiones y desde diversas perspectivas en el cine. Estas son algunas de las películas que reflexionan sobre un tema en el que no hay blancos ni negros:

‘Grandma’ (Paul Weitz, 2015)

Esta comedia ha sido la última en incorporarse a la lista de películas que tratan el tema. Protagonizada por la hilarante Lily Tomlin, cuenta la historia de una joven que recurre a su abuela cuando se da cuenta de que está embarazada y no tiene dinero para abortar. La madre de su madre no anda muy boyante precisamente, así que ambas inician un recorrido en busca de la cantidad que necesitan. Divertida, tierna y sin tragedias.

‘Obvious Child’ (Gillian Robespierre, 2014)

Donna Stern está pasando un momento vital bastante horrible. La han echado de su trabajo y su novio la ha dejado, así que se emborracha para olvidar las penas y acaba acostándose con un desconocido. La consecuencia es que se queda embarazada y decide abortar. ¿El dilema? Decírselo o no al padre. En ningún momento se cuestiona su decisión de interrumpir el embarazo, sino que la reflexión se hace sobre el derecho del hombre a opinar sobre ella. Ese mismo asunto se plantea en la serie Girls (alerta SPOILER) cuando la nueva novia de Adam, Mimi Rose, aborta sin decirle nada. Aunque él alucina al enterarse, ella declara con total naturalidad que la decisión es suya porque es su cuerpo y él no tiene nada que decir.

‘Juno’ (Jason Reitman, 2007)

Es uno de los grandes hitos cinematográficos en el tema del aborto y desató críticas desde casi todos los frentes: provida, proabortistas, feministas, conservadores… En el filme se cuenta la historia de Juno, una adolescente que se queda embarazada por accidente. En un principio decide abortar pero al llegar a la clínica se echa atrás cuando una manifestante religiosa le dice que “su feto ya tiene uñas”. La opción que toma es la de dar a su bebé en adopción. El mensaje puede interpretarse de muchas maneras (de ahí que suscite tantas y tan diferentes opiniones), aunque cierta moralina subyace tras las canciones de The Moldy Peaches.

‘Dirty Dancing’ (Emile Ardolino, 1987)

“Nadie pone a Babe en un rincón” y nadie va a impedirle ayudar a Penny cuando esta decide no tener a su hijo. No duda ni se lo plantea como un dilema moral, sino como un problema como cualquier otro que hay que resolver. Si bien es cierto que el guión intenta “disculpar” a la embarazada ya que el padre del bebé es un capullo, también hace ver el peligro que corren las mujeres al tener que abortar de manera ilegal. Asimismo se pone sobre la mesa la dificultad de abortar para las mujeres sin recursos económicos (al igual que en la mencionada Grandma): posiblemente si hubiese sido Babe la embarazada el problema se habría atajado sin ningún riesgo sanitario.

‘4 meses, 3 semanas y dos días’ (Cristian Mungiu, 2007)

No todo son comedias o películas románticas a la hora de aproximarse al aborto. En esta cinta las protagonistas son dos hermanas que viven en la Rumanía de los últimos años del comunismo. De nuevo, la ilegalidad del aborto vuelve a poner a la embarazada en una situación de riesgo. Pero dicha operación es un tema tabú que queda entre la mujer y quien realiza el procedimiento, sin que incomode a una sociedad que mira hacia el otro lado.

‘Yo aborto, tú abortas, todos callamos’ (Carolina Reinoso, 2013)

Fuera de la ficción también hay obras cinematográficas que intentan acabar con los mitos acerca del aborto. Esta directora argentina reúne a siete mujeres que hablan de sus abortos (clandestinos, claro). El acto en su país es ilegal excepto en los tres supuestos de peligro para la vida, violación o atentado contra el pudor y una de las ideas principales del documental es que prohibir algo no significa que deje de hacerse sino que, sin más, lo invisibiliza.

Solas (Benito Zambrano, 1999)

Ganadora de cinco Goyas y muy bien considerada por la crítica internacional de la época, Solas cuenta la historia de una mujer (Ana Fernández), que se queda de embarazada de un hombre bruto al que no quiere. Durante la película descubre el cariño de su madre (María Galiana) y su vecino anciano y apuesta por continuar con el embarazo. Una historia humana y emocionante.