El circo, los cristianos, la justicia, el kirchnerismo y la foto

Por Adrián FreijoCreo sinceramente que los corruptos deben estar presos; y también que la soberbia y el abuso del poder son un delito. Pero no creo que el circo mediático sea parte de la justicia.

Cristina se solazaba con sus tristemente célebres cadenas nacionales. Creía que eso era “la república”…

Sus enemigos lo hacen con las imágenes de cascos, esposas y gendarmes como marco de los muchos detenidos de su gobierno que hoy, como en los tiempos de Alberto Migré, nos permiten seguir “la tira diaria” de este culebrón argentino. Creen que esto es “la república”.

Antes y ahora quedamos en el medio millones de ciudadanos que queremos justicia, queremos que los que robaron devuelvan el producto de sus tropelías y vayan tras las rejas, queremos que alguna vez la justicia argentina sea Justicia…pero desconfiamos del circo mediático que entre el gobierno, los magistrados y algunos grupos periodísticos se ha armado por estos días.

Si De Vido robó, lo queremos preso; si Boudou lo hizo, también. Si Cristina era la jefa de una banda de ladrones, que vaya con sus huesos a la cárcel. Pero no es necesario que me los muestren como trofeos de caza y es muy peligroso que la sociedad confunda ansia de justicia con venganza y morboso regodeo.

Sobre todo este pueblo que ya antes ha demostrado una sospechosa capacidad de amnesia y terminó votando a quienes apenas pocos años antes señalaba con el dedo acusador y para quienes pedía cárcel, escarnio y hasta pena de muerte. ¿Quiere una lista?; disculpe, este es un portal de noticias no la Biblioteca de Alejandría, no tengo tanto espacio.

Y en definitiva, el cristianismo vivió dos mil años por la solidez de su doctrina y no por aquellos primeros seguidores que eran despanzurrados por los leones en el circo. Los romanos, tan brutos que nadie puede creer como llegaron a tener semejante imperio, creían que una digestión felina a la vista de algún centenar de imbéciles, iba a terminar con una religión que aceptaba al hombre a semejanza de Dios. Que error…

Cárcel entonces a los corruptos, pero basta con el circo. No vaya a ser que algún pícaro aproveche nuestra enjundia encarceladora para ocupar su tiempo en pasarnos por arriba. Por ejemplo con una reforma laboral que se lleve puestos nuestros derechos u otra fiscal que haga lo mismo con el fruto de nuestro esfuerzo.

¿Si algo de esto está pasando?…no sé, mi amigo, usted siga mirando cascos, esposas y gendarmes. Después no se queje.