El Concejo aprobó el paquete fiscal de Montenegro

Lo hizo con los votos del oficialismo su conjunto y parte de la oposición. La mayoría de las cuentas de la TSU tendrán un incremento de 55%. La suba de la tarifa del agua llega al 49,5%.

El intendente Guillermo Montenegro dispone desde esta tarde de las ordenanzas fundamentales para llevar adelante su primer año de gestión: el presupuesto y el aumento de tasas, aprobados por mayoría en el Concejo Deliberante con modificaciones impulsadas por el oficialismo y la oposición.

El paquete presupuestario incluye las ordenanzas fiscal e impositiva, que contienen un incremento de 55% en la Tasa de Servicios Urbanos (TSU) para el 90% de las cuentas; el presupuesto de la administración central y los entes descentralizados, el de Obras Sanitarias y el Reglamento General del Servicio Sanitario, que establece un aumento de hasta 49,5% de la tarifa de OSSE.

Los proyectos fueron avalados por el interbloque de Juntos por el Cambio, compuesto por tres bloques: Vamos Juntos, la UCR y la Coalición Cívica. También tuvieron respaldo de Acción Marplatense y los monobloques de Agrupación Atlántica y Tercera Posición. En contra de los incrementos se pronunciaron el Frente de Todos –la primera minoría– y el unibloque del Frente Renovador, que sobre el final de la sesión tuvieron un gesto con el gobierno: se abstuvieron en la votación del presupuesto y permitieron que se convalidara por unanimidad.

La maratón legislativa se dividió en dos partes: la asamblea de concejales y mayores contribuyentes que convalidó las ordenanzas fiscal e impositiva y la sesión extraordinaria que aprobó el presupuesto y las normas de OSSE.

El punto neurálgico era la asamblea, constituida por mayores contribuyentes que responden a la anterior composición del Concejo. El gobierno necesitaba 25 votos sobre 48 totales; obtuvo 30 contra 16 de la oposición (hubo dos ausencias).

El miembro informante del oficialismo, Alejandro Carrancio (Vamos Juntos), dijo de entrada que la aprobación de las normas implicaba “dotar al Ejecutivo de las herramientas para llevar adelante el plan de gobierno” y era “esencial para financiar servicios y obras”.

Carrancio mencionó que el municipio “emitirá un aumento” de 49,5%, pero reconoció que “la mayoría de los contribuyentes se va a encontrar con un incremento de 55%”. Explicó que “más de 34 mil cuentas” se beneficiarán con un tope y “más de 10 mil” pagarán valores de 2018 debido a que fueron las más perjudicadas por los últimos aumentos.

Dentro de las ordenanzas figura la ampliación de la sobretasa de salud, que aumentará más que el promedio de las otras tasas y empezará a generar fondos para financiar el sistema educativo municipal. Por eso también a su nombre (“Contribución para la Salud y el Desarrollo Infantil”) se le agregará el término “Educación”.

Ese punto se aprobó con cambios sugeridos por Acción Marplatense para que dotar de “progresividad” a la sobretasa. Así, el aumento partirá de $ 22 para la categoría uno y llegará a los $ 505 para la nueve.

“No es una nueva tasa. Amplía la de salud”, aclaró Carrancio. También apuntó que, si bien servirá para financiar “en su conjunto” la educación municipal, podrá utilizarse para solventar la restitución de la bonificación docente eliminada por el gobierno anterior.

Las normas incorporaron beneficios fiscales para las empresas que empleen a jóvenes, para el sector gastronómico y para el de publicidad y propaganda.

El bloque del Frente de Todos cuestionó los aumentos y fue más allá: la presidenta de la comisión de Hacienda, Virginia Sívori, solicitó suspender el aumento de la TSU hasta que se modifique la fórmula polinómica mediante la que se calcula. El gobierno había adelantado que era necesario rediscutir esa fórmula, pero nunca habló de la posibilidad de frenar la suba para hacerlo.

Lo aclaró la radical Cristina Coria: “No podemos congelar todo hasta que se evalúe la fórmula. Venimos de un proceso inflacionario”. El planteo opositor fue rechazado por mayoría.

El FdT marcó además que, a su entender, el gobierno de Montenegro representa “la continuidad de un proyecto político: el de Cambiemos”. Sívori especificó que los últimos cinco años (los cuatro de Arroyo y el primero de Montenegro) “totalizarán un aumento de TSU del 648% para los mismos contribuyentes”.

La jefa del bloque radical, Vilma Baragiola, sumó al debate la ley impositiva aprobada en la provincia de Buenos Aires, gobernada por el Frente de Todos, que también incorporó incrementos. “Sabemos la necesidad de fondos que tiene la Provincia, de la misma forma que la tienen sus municipios”, deslizó.

Por su parte, el presidente de la bancada de Acción Marplatense, Horacio Taccone, marcó la “decisión política” de su partido de “privilegiar las herramientas” que necesita la gestión por encima de “las inocultables diferencias” con el gobierno municipal.