El «correísmo» ganó en Ecuador pero parece no alcanzarle

Según los últimos números electorales el izquierdista Andrés Arauz y el derechista Guillermo Lasso tendrán que ir a una segunda vuelta el 11 de abril. La oposición ya negocia ir unida a las urnas.

 

El izquierdista Andrés Arauz y el derechista Guillermo Lasso tendrán que ir a una segunda vuelta el 11 de abril para definir quién será el próximo presidente de Ecuador, según dos encuestas a boca de urna difundidas por medios tras las votaciones generales de ayer domingo.

Las elecciones marcaron el resurgimiento del exmandatario Rafael Correa, quien desde Bélgica evita la cárcel a la que fue condenado por corrupción, tras cuatro años de feroz campaña contra su exaliado, el presidente Lenín Moreno.

El delfín de Correa, un economista de 36 años, obtuvo entre 34,9% y 36,2% de los apoyos, de acuerdo con las empresas Cedatos y Clima Social.

Si la autoridad electoral confirma esos números, Arauz deberá ir al balotaje con Lasso, un exbanquero de 65 años y quien logró entre 21% y 21,7% de los sufragios.

Las encuestadoras dieron el tercer lugar al líder indígena Yaku Pérez (de 16,7% a 18%), también de izquierda y quien podría dirimir el próximo duelo.

De no haber sorpresas, Ecuador deberá volver a las urnas ya que ninguno de los 16 candidatos obtuvo la mitad más uno de los votos válidos o alcanzó el 40% de los mismos más una diferencia de diez puntos sobre el segundo, para evitar una segunda vuelta.