El cura en cuyo homenaje se celebra de Día del Barrendero

La fecha fue establecida en memoria del cura Mauricio Silva, detenido desaparecido el 14 de junio de 1977 cuando barría las calles en el barrio de Flores, por defender el derecho de sus compañeros.

 

Este domingo 14 de junio es el Día del Barrendero, en memoria del sacerdote Mauricio Silva, secuestrado en 1977. En el 2014 el Congreso de la Nación sancionó la ley que conmemora ese día.

«Aquí fue secuestrado Mauricio Silva Iribarnegaray, uruguayo, sacerdote salesiano y barrendero, el 14 de junio de 1977 por el terrorismo de Estado» reza la placa en el barrio Villa General Mitre, entre

Mural en su memoria en el ex corrallón municipal

Terrero y Margariños Cervantes.

No fue un militante político, fue un trabajador, un barrendero comprometido con su realidad. Participó de una serie de planteos sindicales muy concretos que buscaban mejorar la calidad del trabajo de los barrenderos. Valoraba mucho el rol social del barrendero y la relación que mantenía con los vecinos», lo presenta Alicia Vázquez, ex secretaria de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires.

Secuestrado en la mañana del 14 de junio de 1977 mientras barría las calles del barrio, Mauricio Silva forma parte del casi centenar de religiosos pertenecientes a la Iglesia Católica que fueron asesinados por el terrorismo de Estado.

«Era un cura que buscaba un lugar donde vivir el Evangelio. Ese lugar donde lo encontró fue en la espiritualidad y en su trabajo de barrendero. Su labor pastoral de acompañamiento, de compromiso con los pobres, y su vivir como un barrendero, eran considerados peligrosos. Que haya muerto en profesión de su fe, por su coherencia y amor por el otro, lo convierten en mártir. Los católicos esperamos que ese martirio sea reconocido», agrega la biógrafa de Silva.

Aunque la Iglesia Católica aún no lo ha reconocido como Patrono de los Barrenderos, en el santoral de la religiosidad popular ya lo consideran un poderoso intercesor que, en palabras de Alicia Vázquez, autora del libro sobre el padre Mauricio Silva titulado `Gritar el Evangelio con la vida’ “…como Hermano del Evangelio buscó y deseó vivir el Evangelio y dar su vida por vivirlo por eso acompañó a sus compañeros barrenderos en la lucha por la democratización de su sindicato”.

El Senado de la Nación aprobó en 2014 una ley que instituye el 14 de junio de cada año como el Día Nacional del Barrendero. La autora de la iniciativa fue la entonces diputada nacional del FpV-Movimiento Evita quien explicó que su iniciativa buscaba “homenajear a los barrenderos que cada día realizan una tarea abnegada que no es siempre bien valorada”, así como “reconocer en el hermano Mauricio Silva a todos los trabajadores que, de acuerdo con el informe de la CONADEP, fueron el blanco favorito de la dictadura militar”.

Quienes compartieron con él su paso por el seminario de los Salesianos recuerdan que dejó una huella imborrable por su vocación, carisma que lo acompañó como sacerdote en la Patagonia.

El próximo martes 16 de junio a las 11, el padre Toto de Vedia, uno de los referentes de los curas villeros y párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Caacupé de Barracas, celebrará la Misa de los Barrenderos –organizada por Barrenderos y Recolectores del Sindicato de Camioneros-, que será transmitida online y contará además con la presencia del padre César Scicchitano, popularmente conocido como el ‘cura rockero’.

Por su parte, el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, escribió: “Ellos también son trabajadores que en estos tiempos de cuarentena han debido salir a las calles a cumplir su trabajo. Merecen nuestra gratitud y reconocimiento así como lo hacemos con el personal de salud y con otras actividades. Pero lamentablemente hay quienes no valoran sus cansancios, como si su tarea tuviera poco valor” dice la misiva que monseñor Víctor Fernández hizo llegar con motivo de un nuevo aniversario del asesinato del sacerdote junto a su “saludo afectuoso y agradecido a todos los trabajadores que desarrollan esta necesaria tarea (…) especialmente ahora que vienen días muy fríos, seguiremos viéndolos por la ventana cuando pasan limpiando nuestras calles.”

Fuente: VR