El gobierno centra ahora su defensa en los supuestos agentes

Parrili y Aníbal Fernández dicen que Bogado e Yrimía no eran de la SIDE y apuntan a Stiuso, olvidando que éste era hombre de confianza de Cristina.

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, aseguró hoy que ni Allan Héctor Bogado ni Héctor Yrimia, mencionados en la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner, fueron agentes de la Secretaría de Inteligencia (SI) y los calificó como «vendedores de influencias, chantas que venden un cuento».

«Se habla de una doble SIDE. De la SIDE que representa Stiuso y de la otra que representan Bogado e Yreimia.
¿Quiénes son Bogado e Yrimia: dos vendedores de influencia», enfatizó Fernández. El funcionario señaló que esa fue la posición de la Secretaría de Inteligencia, que negó que esas personas formaran parte del organismo.

En declaraciones a la prensa esta mañana Fernández indicó que «no han sido, no lo han sido nunca, no son ni siquiera en forma temporaria» integrantes de la Secretaría.

Por otra parte, el funcionario señaló que el Secretario de Seguridad, Sergio Berni, estuvo presente en el departamento del fiscal Nisman cuando se encontró el cuerpo ya que «tiene que velar que se cumplan los protocolos».

«Berni es el jefe de las fuerzas, se encontró presente en el lugar porque tiene que velar que se cumplan los protocolos.
No ingresó a ningún lugar al que no tuviera que ingresar», indicó Fernández.

Además, subrayó: «a veces la desesperación hace que uno contamine la escena de los hechos, pero en este caso eso no sucedió».

«Fue una situación ideal para que los peritos trabajaran», aseguró el funcionario. Además, precisó: «Un especialista de la Policía Federal metió la mano (en el baño a través de la rendija en la puerta que era bloqueada por el cuerpo del difunto fiscal) y filmó la escena del crimen sin contaminar. Se las mostró al juez y a la fiscal y a partir de ahí ellos ingresan»

Buenos Aires, NA.