El obispo de Mar del Plata visitó la Unidad Penitenciaria n°15

Ayer por la mañana, monseñor Gabriel Mestre, visitó por primer vez como obispo de Mar del Plata, la Unidad Penitenciaria n°15 de Batán junto al padre Hernán David capellán del lugar.

Lo acompañaron también la hermana Helena Kuc y miembros de la pastoral penitenciaria de Mar del Plata que día a día visitan y trabajan arduamente visitando a los internos y llevando la palabra de Jesús.

Durante su visita, monseñor Mestre, fue recibido por las autoridades penitenciarias, el jefe del Complejo Zona Este, Omar Herrera, la Secretaria de Coordinación, Claudia Díaz y el Director de la Unidad 15, Pascual Lettieri.

El obispo presidió la eucaristía en la que confirmó a 22 internos y bautizó a 5 de ellos. Luego de la misma se dirigió al Centro de Pastoral Universitaria (CPU) donde los internos le explicaron la labor que llevan allí en el lugar, a través de 19 cursos autogestionados por ellos mismos que les permiten poder formarse, ocuparse y crecer en la comunidad.

“Estoy muy feliz y dichoso de estar con ustedes, para mí es una alegría, Dios me llama ser sacerdote, apóstol, padre, obispo para estar al servicio de los hermanos, y ustedes son hermanos predilectos para vivir juntos la fe. Me siento engalanado que me permitan celebrar la misa con ustedes, a las autoridades que me permiten que lo hagamos, con el padre Hernán y la hermana Helena y todo el equipo de la pastoral; y de ustedes que hoy eligen estar acá. Lo más importante para el pastor, es tener ovejas para acompañar, y ustedes son ovejitas privilegiadas del Pastor y este es un momento de gozo para compartir.

A partir de las lecturas, monseñor Mestre preguntó “qué estamos haciendo con nuestro tiempo para “cargar aceite” y poder ser luz para nuestros hermanos. El tiempo queridos hermanos es de las cosas más importantes que tenemos en la vida, y el tema es usar bien nuestro tiempo, el presente. Entre el pasado, el presente y el futuro, lo que vale la pena es el presente: el futuro lo podés proyectar pero lo hacemos desde el presente, el pasado lo asumimos pero desde el presente; el tiempo presente es lo único que tenemos en nuestras manos”. “Está bueno que tengamos proyectos, y anhelemos y que lo hagamos para el bien, para la alegría, para el compromiso, para salir, para encarar cosas nuevas, pero esto se juega en el presente. Con Dios somos dueños de nuestro presente, haya pasado lo que haya pasado, somos dueños de este tiempo de hoy, de asumirlo, de perdonarnos y perdonar, reconciliar y reconciliarnos en el pasado, de cara al futuro, tenemos que tener proyectos y sueños grandes, asumiendo nuestros errores, todos, no sólo ustedes que están acá, los que estamos afuera también tenemos que asumir nuestros errores y asumir nuestro presente”.

“Con Dios somos dueños de nuestro tiempo presente, y eso nadie nos lo puede quitar. Podemos ser muy libres de nuestro presente acá adentro, y podemos ser muy esclavos de nuestro tiempo presente estando afuera. Por eso el tema de la libertad, es una actitud profundamente espiritual que la aprendemos si tenemos un corazón abierto a Dios, estoy seguro que muchos de ustedes son más libres acá adentro, que en alguna situación que tuvieron afuera, cada uno sabrá. Con lo cual pidamos a Dios para todos nosotros, en el presente ser capaces de con su fuerza y su poder, abriendo el corazón a Él, ser dueños de nuestro tiempo, para ser cada día mejores personas. Y especialmente a los que se confirman y bautizan, pedimos que la fuerza y la gracia de Dios los capacite para crecer cada día aunque sea muy chiquitito, para ser cada día mejores personas”, enfatizó el obispo.

Al finalizar la eucaristía, el director del penal junto a un interno, obsequiaron a monseñor Mestre un reloj de pared con una cruz y la frase bíblica de Jesús: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar”. La pieza fue realizada por internos del emprendimiento “Liberté”, un taller solidario especializado en la fabricación de relojes de pared de mesa y empresariales, que funciona en los talleres que se dictan en la unidad penitenciaria.

Monseñor Gabriel Mestre, compartió junto a los internos y a los miembros de la pastoral, un sencillo almuerzo que se realizó después de la misa, y procedió a dirigirse al CPU donde bendijo y descubrió un mural del papa Francisco que fue pintado por uno de los internos. Los internos le explicaron el funcionamiento de ese pequeño lugar y pidieron por la “institucionalización” del espacio para que pueda seguir desarrollando las simples pero profundas tareas de encuentro y socialización. Monseñor Mestre, expresó su alegría, su acompañamiento y apoyo para continuar la tarea pero les pidió ”que nunca pierdan este espíritu de comunidad que lo originó y lo caracteriza”.