El obispo y una convocatoria que puede marcar otro camino

Redacción – Políticos, concejales, legisladores y dirigentes gremiales y sociales acudieron a una jornada de reflexión convocada por Gabriel Mestre. ¿Nuevo tiempo o excepción?.

Durante la explosión política, económica, social e institucional de 2001, la Iglesia Argentina cumplió un rol fundamental en la búsqueda de lo que al fin se logró: un camino común en la búsqueda de soluciones.

Pasado el chubasco aquella experiencia del Diálogo Argentino fue dejada en el olvido y las divisiones, las zancadillas y la imposibilidad de consensuar políticas de estado ocuparon una vez más el centro de la escena. Los años siguientes, pletóricos de intemperancia, ideologismo y agravios terminarían por instalar la grieta que hoy divide dolorosamente a la sociedad.

Hoy pareciera que en la Argentina la división y el odio se convierten en capital inescindible de la vida política nacional. Y por eso toma un valor especial esta convocatoria a un diálogo de todos los sectores con representatividad y responsabilidades que el obispo local ha hecho, con una respuesta que entusiasma e ilusiona.

Aunque se tienda a creer que la mayoría de las presencias se deben al deseo de no desairar al convocante más que a una convicción y voluntad sinceras..

El encuentro se desarrolla bajo el lema “Escuchar y comprender a nuestro pueblo” en la Casa de Ejercicios Espirituales San Francisco y Santa Clara de Asís del Obispado de Mar del Plata, ubicada en el Bosque Peralta Ramos.

Entre los que buscan convertirse este año en intendente aparecen los oficialistas Guillermo Montenegro, Maximiliano Abad y Vilma Baragiola;Fernanda Raverta, de Unidad Ciudadana, y el ex intendente Gustavo Pulti, de Acción Marplatense.

Dirigentes, concejales y referentes sociales reflexionaron junto con el obispo.

El intendente Carlos Arroyo no fue pero mandó representantes: el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, y su par de Desarrollo Social, Patricia Leniz.También participó Emiliano Giri, el cuestionado candidato a presidir Obras Sanitarias.

De los concejales dijeron presente Daniel Rodríguez, Marcos Gutiérrez, Balut Tarifa Arenas y Marina Santoro, de Unidad Ciudadana; Mario Rodríguez y Cristina Coria, de la UCR, y Marcelo Fernández, de Acción Marplatense.

También asistieron el diputado justicialista Rodolfo Iriart, y el senador Lucas Fiorini, de Cambiemos, así como el secretario general de la CGT local, Miguel Guglielmotti; el defensor del pueblo Fernando Rizzi,el dirigente de izquierda Matías Maciel y el gremialista de la CTA Facundo Villalba.

Y aunque en las rencillas cotidianas  diese la sensación de que para muchos de ellos el diálogo no es posible, sería bueno que -recordando aquella experiencia de 2001- la iglesia institucionalizara este tipo de encuentros y pusiese su innegable peso y magisterio al servicio de un encuentro que se hace cada vez más imperioso por el avance de la pobreza, la marginación y el dolor de los marplatenses y batanenses.

Tal vez cuando mañana todo vuelva a la «normalidad» y los agravios, las especulaciones, la búsqueda sin límites por imponer la postura propia por sobre la ajena haga que estos espacios comunes no vayan más allá de la simpática Foto de Familia que ilustra esta nota, alguien podrá recordarle a los protagonistas que convivir y reflexionar juntos no supone de manera alguna un imposible.

Aunque lograrlo parezca hoy un milagro digno de beatificación…