El peligro de instalar un exceso de anti política

Por Dimas J. PettineroliAnti política es un término muy poco definido académicamente en sus significados, pero altamente practicado en estos días. Y es bueno prevenirnos sobre su riesgo.

 

Lic. Dimas J. Pettineroli

Anti política es un término muy poco definido académicamente en sus significados, pero altamente practicado en estos días.

Y esto si deseo remarcarlo, porque veo a demasiada gente en los medios, si la menor preparación y-o experiencia política valedera, olvidándose del 2001 (“Que se vaya todos”. Volvieron todos).
Hay otras mucha peores.

Recientemente en El Salvador. Apareció un “Salvador”. Vino de los medios. Y en 4 años destruyo todo el sistema de equilibrio de poderes con un populismo nunca visto en un civil centroamericano.

Acá se ha instalado el concepto “Casta Política” Es un sistema social en el que el estatus personal se adjudica de por vida, por tanto, en las sociedades organizadas por castas los diferentes estratos son cerrados y el individuo debe permanecer en el estrato social en el que nació o ingreso de alguna manera.

Esta actitud lleva al Democraticidio. El suicido de la Democracia. Porque son justamente quienes se declaran “demócratas” los que exterminan a la clase política, sin ninguna diferenciación entre corruptos, autoritarios, populistas o correctos.

Las consecuencias, las he certificado, son en primer lugar crear el desánimo de los ciudadanos con los actos electorales. Instalar la sospecha de fraude, por ejemplo. Saben que a menor nuero de votantes más posibilidades para el oficialismo maneja un bloque duro como “soldaditos”, con planes, etc.

Previamente, como en El Salvador, votan a un inofensivo personaje sin pasado político y lo ungen presidente,

Luego esta persona en un mes aprende a apretar los botones, se independiza de los que lo llevaron al poder, y empieza a hacer la suya.

Para eso interviene los poderes nacionales regionales.

Y en los próximos comicios ya tiene plataforma apropia.

Modifica la Constitución para reelegirse indefinidamente, se apropia de todo, compra nuevos mandos militares, e internacionalmente se aísla con potencias orientales.

Es como un formato clásico.
Por suerte hoy no tenemos a un Ongania, o Lanusse o Videla, que con este clima anti política ya estarían limpiando los fusiles.

El que es amigo avisa. Ya les avise.

Abrazo a todos y el domingo a votar temprano.

 

Dimaspettineroli@hotmail.com