Los gobernadores peronistas le muestran los dientes a Macri

Mientras el gobierno se ufanaba de hacer fracasar la cumbre de San Luis los gobernadores jugaron fuerte para recordarle que no se meta en cuestiones ajenas. Para un peronista…

Mauricio Macri resignó este martes la posibilidad de crear operaciones financieras con la Anses, un mecanismo que le hubiera permitido acceder a unos 350 mil millones de pesos, que planeó cuando era candidato presidencial y los gobernadores peronistas le bloquearon para no seguir alimentando las chances electorales e Cambiemos el año que viene.

Sus bloques en el Senado y Diputados, englobados bajo la denominación Argentina Federal, pusieron como condición eliminar esa herramienta para acompañar los proyectos de ley que sustituirán el megadecreto de desburocratización.

Fue la respuesta fulminante de los gobernadores a las versiones periodísticas -alentadas desde la Casa Rosada- que adjudicaban al Gobierno haber frustrado la unidad peronista en San Luis, mediante llamados a los mandatarios provinciales. “Una cosa es que dialoguemos, otra que nos traten de empleados”, confirmó a LPo un diputado de diálogo frecuente con los gobernadores, confirmando que la decisión fue enviarle un duro mensaje a Macri.

Además, los gobernadores hicieron cuentas y concluyeron que la constitución de estos fideicomisos iban a ser una fuente de recursos extras -muy importantes- para la campaña electoral, como lo fue la multiplicación por cuatro de los créditos Argenta en agosto del año pasado.