El peronismo sus detractores, “la tía jaranera” y “la tía modosita”

Por Adrián Freijo Mientras el peronismo muestra sin tapujos la peor cara de la corrupción, sus detractores usan las mismas trampas pero lo hacen “en nombre de la república”. Es el país.

Es como en esas familias en la que existe la “tía jaranera”, noctámbula y varonera, a la que todos miran de soslayo mientras en voz baja ponen en duda su honor y decencia.

Pero mientras ella concita el interés de todos en la mesa familiar, “del salón en el ángulo oscuro” la modosita prima, siempre bien vestida y de hablar correcto, a la que nadie le conoce siquiera un noviecito de adolescencia…manosea al tío abuelo que le prometió unos pesos a cambio de esos instantes de placer.

Una será por siempre “la tía jaranera”, la otra quedará en el recuerdo familiar como “la chica pudorosa”. Ambas tienen en su haber más muescas que la pistola de Bylly The Kid….

¿Qué otra cosa sucede en la política Argentina?. El peronismo, grosero y prepotente, se ha convertido en una máquina de robar, mentir, denigrar las instituciones y pretender quedarse con el poder a cualquier precio.

Pero el actual oficialismo y sus aliados, siempre con trajes de buen corte y palabras rebuscadas, sigue a pie juntillas la lección del uso del poder que ha dejado marcada a fuego el partido fundado por Perón en todas sus variantes, y favorece los negocios de amigos, avasalla normas constitucionales, negocia libertades a cambio de manos alzadas en el Congreso, elige quienes serán chivos emisarios del tiempo que se fue y quienes, aún siendo obvio que se robaron hasta el agua de los floreros, seguirán gozando de la impunidad más absoluta.

Y si la cosa se complica, siempre habrá a mano un Decreto de Necesidad y Urgencia para resolverlo. Como hacía Menem, como hizo De la Rúa, como usó descaradamente Kirchner y como abusó hasta la obscenidad Cristina.

Y llegado el momento arropará con fueros parlamentarios a sus principales espadas, como es habitual en el ruidoso peronismo pero también en el modosito arco opositor. Que sentó en bancas personajes procesados, cuestionados y aún condenados.}

Por eso querido lector, si usted adhiere al peronismo vaya en busca de la “tía jaranera” y así evitará remilgos y tardanzas. pero si necesita que los demás no se den cuenta e igualmente busca pasión y marginalidad, siéntese cerca de la “tía modosita”...que al final de la noche también habrá logrado satisfacerlo sin que nadie lo note.

Como ocurre con el país, arrasado por jaraneros y modositos desde hace setenta años, sin que nosotros atinemos a ver que, en el fondo, todos son de la misma familia.

La de los ladrones disfrazados de políticos…