El récord en la venta de dólar ahorro marca la expectativa popular

Un dato que genera alarma en el Gobierno nacional. A pesar de las restricciones impuestas en diciembre de 2014, el ‘dólar ahorro’ volvió a marcar otro récord de ventas en marzo pasado.

Según informó la AFIP, se vendieron US$ 485.356.922, cifra que superó en más de 22 millones a la marca anterior registrada en febrero.

La venta de moneda extranjera para tenencia personal llegó a los US$ 5.618.751 dólares en el último día de marzo, cifra que impulsó un nuevo récord, que dejó atrás al de febrero último, el cual había sido de 462.997.736 millones.

Desde que entró en vigencia el sistema para adquirir la moneda norteamericana de modo limitado con autorización oficial, las compras totalizaron US$ 4.370.335.197.

Siempre según datos oficiales de la AFIP, de ese total el 91,6% fue retirado, mecanismo por el cual el comprador debió abonar un recargo del 20 por ciento, que podría haber evitado si dejaba depositado el dinero en la entidad financiera con la cual realizó la transacción, que era la idea del Gobierno cuando implementó la medida, para que las divisas siguieran en el sistema.

La compra promedio ronda los U$S 600.

En tanto, marzo cerró con una baja en el valor del dólar ‘libre’, que retrocedió 41 centavos en el transcurso del mes, y culminó en $12,62 para la venta.

En cambio, el dólar oficial acumuló una suba de 9 centavos y medio, ya que se vendió a $8,835. Por ello, el tercer mes del año terminó con una brecha cambiaria de 42,8%.

Según los analistas, el aumento de la demanda del ‘dólar ahorro’ ocurre porque los ahorristas perciben al valor del dólar oficial como atrasado, lo que los hace ver una oportunidad de compra, indica el diario La Nación. Claro que a eso agregan, además, el componente de incertidumbre que siempre tiene un año electoral y la admisión por parte de los economistas que asesoran a los principales candidatos a suceder a Cristina Kirchner de que el país ya tiene un grave problema de competitividad cambiaria. De allí que sostengan que la demanda seguirá sostenida y en aumento de aquí en más.

«La gente sabe que el precio del dólar está atrasado. El argentino tiene un olfato especial para eso. Por eso ve al billete como una inversión atractiva para el mediano plazo», sostiene el economista y consultor Miguel Kiguel.