El “relato” perpetuo: así tratan a los familiares del ARA San Juan

RedacciónConvocados por el gobierno para transmitirles su “solidaridad y acompañamiento”, los familiares de los marinos desaparecidos duermen en el suelo y hasta se llevan su comida.

La orden fue tajante; para la reunión con el ministro Aguad nadie podía entrar con celulares; al gobierno le preocupaba que pudiese filtrarse algún audio o imagen que pusiese en evidencia lo que ya nadie puede ocultar: el malestar de los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan que comienzan a sospechar que lo único que queda en pie es el márketing político y el cuidado de la imagen oficial.

Lo que no pudieron evitar los custodios de semejante ficción es que se conociesen esta noche las condiciones en las que los familiares, en medio de su dolor interminable, deben afrontar en su alojamiento en la Base Naval Mar del Plata.

Durmiendo en el suelo, sin asistencia alguna y hasta debiendo hacerse cargo de la limpieza del lugar en el que han sido ¿alojados?, de proveerse de agua potable y hasta de llevar sus propias viandas.

“Ni papel higiénico en los baños nos ponen” decía uno de los familiares en este medio. “La verdad es que no les importa lo que nos pasa” insistió.

¿No hay en toda la base un sitio más digno para alojarlos?, ¿tanto puede costar atender con la dignidad que se merecen, y por pocas horas, a quienes solo cometen “el pecado” de preguntar donde están sus familiares?…¿es un gasto tan imposible de afrontar para un gobierno que perdona miles de millones de dólares al padre del presidente o condona deudas siderales a empresarios amigos, o paga playas públicas con el dinero de todos, o financia mega recitales entre artistas amigos, disponer del dinero necesario para alojar dignamente durante unas pocas horas a estas personas?.

¿Dónde están ahora quienes hacían cola para fingir dolor en los días siguientes a la tragedia?.

Vaya a saber donde; solo sabemos que 44 argentinos yacen en el fondo del Atlántico y sus familiares en el frío suelo de la base que los vio partir.

La argentinidad…al palo.