El tsunami Alberto amenaza a toda América Latina

Por Dimas J. Pettineroli – Termina el 27 de octubre en el caribe (tenemos una diferencia con de una hora menos) y hemos asistido al gran espectáculo de la democracia argentina.

Lic. Dimas J. Pettineroli

Claro que esta vez, como nunca antes, los comicios presidenciales envolvían también un paquete continental fundamental, particularmente por el protagonismo ideológico que había asumido Mauricio Macri.

No dudo que todas las cancillerías americanas y europeas estarán desveladas, no sorprendidas desde de las PASO, para prepararse a un cambio global en Argentina: nombres, líderes, influencers, estilos, alineaciones estratégicas, respaldos planetarios, ideologías, y objetivos internacionales.

Es que las diferencias de Macri con los Fernández son enormes, están anunciadas y sin dudas en horas comenzarán a aparecer sobre la mesa.

En primer lugar la reanudación plenipotenciaria de las relaciones en Venezuela. Esto abrirá muchos canales de relación comercial y ayuda humanitaria directa.

Seguramente Argentina se retirará del Grupo de Lima, y podría volver al Grupo de Países no Alineados.

El cambio también será drástico en la Organización de Estados Americanos, promoviendo en su momento un cambio de Secretario General.

Y para ponerle más picante seguramente pedirá se termine la cuestión del TIAR.

Se plantara muy firme por el tema de Lula (estuvo el hijo en la proclamación) y Dilma, también. La relación con Bolsonaro será al rojo vivo en todo y así lo ha hecho saber el presidente brasilero que hasta piensa en cerrar el Mercosur ante esta victoria de Alberto.

También se ven como complicadas las relaciones con el devaluado Piñera, con el presidente de Ecuador, siendo una incógnita Colombia y Perú.

Párrafo aparte para Evo Morales, con su cuarta elección muy impugnada, que ya fue reconocido por Cristina.

Da la sensación que el FMI debe tener un gran dolor de cabeza con los 65 mil millones de dólares ya en nuestro país, y ahora se torna imposible que los recupere en los plazos previstos. Y el acreedor tiene otra cara y otro nombre y apellido.

Este es el menú de “destacados” de problemas internacionales inmediatos que deberá atender el primer día de mandato. Son muchos frentes, muchos compromisos, demasiadas responsabilidades urgentes.

Ojala Alberto Fernández no erre en la designación de su Canciller y equipo de Relaciones Exteriores.

El tsunami AF está en marcha. Es algo totalmente nuevo en las relaciones gubernamentales interamericanas.

No es para aficionados lo que se viene.

@PETTINEROLI

dimaspettineroli@hotmail.com