Empresarios gastronómicos: la verdad tras falsos reclamos

Redacción Un grupo «autoconvocado» de empresarios gastronómicos recurren a las instituciones de la ciudad reclamando acuerdos que esconden especulaciones sectoriales. ¿Quién está detrás?.

Hoy se conoció un comunicado de la asociación que nuclea a los empresarios del sector hotelero y gastronómico de la ciudad que sostiene que: «Ante apariciones públicas de un núcleo de empresarios gastronómicos que los medios identifican como pertenecientes o representando  a la ASOCIACIÓN EMPRESARIA HOTELERA GASTRONÓMICA DE MAR DEL PLATA, comunicamos que dicho grupo no forma parte de la conducción  de  esta Institución. Sin perjuicio de ello destacamos y coincidimos  con la legitimidad de los reclamos realizados los cuales guardan total identidad con los que planteamos desde hace larga data».

¿Si los reclamos son los mismos porqué salir a aclarar que los que los realizan no pertenecen a la asociación?. ¿Es tan importante el interés corporativo como para cuestionar la legitimidad de quién lo defiende sin ser parte de la organización?.

Nada de eso; la verdad es muy otra.

Los «autoconvocados» concurrieron al HCD para reunirse con la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuentas, a fin de acercar su solicitud para la implementación de medidas para solucionar la problemática que afronta el sector gastronómico, en el marco económico actual. Pese a no desconocer que poco es los que puede hacer el cuerpo para resolver una situación que depende de la realidad económica reinante, de leyes nacionales que deben ser revisadas y de políticas activas que solo pueden ser implementadas por las autoridades del país a través del Ministerio de Economía, el de Trabajo y la propia AFIP, los opinantes solo buscaban instalarse como referentes del sector, pasando por encima de la AEHG y del propio gremio que nuclea a los gastronómicos.

Detrás de la jugada, que no es claramente denunciada por la asociación, que se ha caracterizado en el tiempo por la tibieza en circunstancias críticas lo que hace que el rubro se encuentre cada vez más castigado, se esconde la intencionalidad política de generar un polo de poder por fuera de ese nucleamiento y del gremio. Un color político claramente definido -cercano al oficialismo nacional- intenta desairar el trabajo de la AEHG y de la UTHGRA para erigirse en un polo de poder dentro del sector que termine convirtiéndose en interlocutor ante el estado y el sector privado. En buen romance, la intención es suplantar la institucionalidad actual.

Cuidado...no es el primer intento. En conflictos como los de Eskabe, Textilana y varios más estos «representantes alternativos» también aparecieron para pretender ser los voceros de sectores en crisis.

La histórica dirigente del gremio Mercedes Morro sostuvo por estas horas que «estamos en una situación muy triste y dolorosa para todo el país pero hay que seguir adelante, sentarse trabajadores, empresarios y municipio como sector político, y colaborar, la mitad del sueldo se la lleva el trabajador pero la otra mitad se la lleva el Gobierno con los impuestos. Le propuse a la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos ir junto al gremio a solicitar a las autoridades una reducción impositiva, porque es lo que más perjudica a todos”.

Sin embargo quienes la escuchaban en la reunión miraban para el costado: su decisión es la de irrumpir en la discusión para avanzar rápidamente en una flexibilización laboral que sea aceptada por los trabajadores como un mal menor. No otra cosa…

Todos lo saben, todos lo callan…¿todos lo aceptan?