En el gobierno están satisfechos con la reacción de la Iglesia

En el Gobierno celebraron el comunicado de la Iglesia sobre el debate del aborto que Mauricio Macri decidió impulsar en el Congreso. Prudencia del episcopado, que acepta el debate.

En una carta titulada “Respetuosos de la vida”, el Episcopado consideró que “la vida humana es un don”, y que “esta es una experiencia compartida de muchos hombres y mujeres, sean creyentes o no”.

“Pero a veces en la historia de otras personas no es así, no es algo deseado, esperado, decidido, aunque en ocasiones en los meses siguientes se redescubre la belleza de esa vida que viene en camino. Para otros, la concepción de esa vida no fue fruto de un acto de amor, y hasta pudo haber sido consecuencia de una acción de abuso y violencia hacia la mujer”, admite la Iglesia.

En el Ejecutivo admitieron a LPO que la medida responde a una búsqueda por recuperar la iniciativa y sacar de agenda temas espinosos
En el Gobierno festejaron que el comunicado tuvo un tono “light” y señalan que refleja la misma línea de pensamiento que la de Macri: la de que el debate sea “serio y profundo”, aún estando en contra del aborto. Se trata de una buena señal para el Gobierno puesto que el Episcopado lo encabeza el obispo de San Isidro, Oscar Ojea, un hombre del Papa Francisco.

De todos modos, en el Ejecutivo admiten que el tema es un riesgo que decidieron tomar y que no contentarán a todo el mundo, en especial puertas adentro de Cambiemos. “Macri está solo y le falta oración”, se quejaron este viernes en un círculo de funcionarios muy cercanos a la Iglesia. Luego de que el Gobierno decidiera instalar que Macri avala el debate, en algunos sectores del clero entraron en shock ante la posibilidad de que el aborto se apruebe en el mismísimo país de la máxima autoridad de la Iglesia Católica.

En ese sentido, en el Ejecutivo no descartan que el tema del aborto pueda tensar aún más la relación del presidente con el Papa Francisco, con quien no hablaron antes de lanzar este anuncio.

En la Rosada creen que la base electoral de centroderecha no los castigará puesto que el propio Macri está en contra del aborto, así como Marcos Peña y las principales voces del PRO. Esteban Bullrich, el último candidato de Cambiemos en la provincia y actual senador, llegó a decir que el lema “Ni una menos” también se aplica cuando se interrumpe un embarazo de una beba en gestación porque la están “matando”.

Para reforzar la postura antiabortista del Gobierno, este mismo viernes miembros del gabinete, como Alejandro Finocchiaro, salieron a pronunciarse públicamente contra el aborto. “Estoy a favor al derecho de la vida humana, no estoy a favor de la pena de muerte, no estoy a favor del aborto”, afirmó el ministro de Educación a Radio Continental.