En el Primer Mundo también la pifian con los cálculos

La Comisión Europea admite que se subestimaron las dificultades para la producción masiva de vacunas y que ese está generando un retraso en los programas de aplicación.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, admitió este miércoles errores en la estrategia de compra de vacunas contra el coronavirus al señalar que fueron «subestimadas las dificultades de su producción en masa». A pesar de ello defendió con energía, en un tenso discurso ante el Parlamento Europeo, la estrategia de centralizar la acción de los 27 países para enfrentar la pandemia.

«En líneas generales, hemos subestimado las dificultades de la producción en masa. Normalmente, toma de cinco a diez años producir una nueva vacuna. Lo hicimos en diez meses pero, en cierta forma, la ciencia ha superado a la industria», dijo la presidenta de la CE.

En este sentido, planteó que «la industria debe adaptarse el ritmo de la ciencia» y que se precisa «una más profunda coordinación sobre los componentes esenciales, y mejorar las capacidades» de producción en escala de las vacunas contra el coronavirus.

Bajo una fuerte presión por las dificultades en el suministro a los países del bloque y en su primer discurso en público sobre la situación, Von der Leyen afirmó que su equipo sacó las lecciones necesarias y anunció que la UE se propone concentrar esfuerzos en impulsar esas capacidades de producción en masa de vacunas.

Desde el punto de vista de la dirigente alemana, el problema central de la estrategia fue subestimar la complejidad que representa la producción de centenas de millones de dosis de vacunas novedosas en tan corto plazo.,

También señaló que la industria no logró estar a la altura de la evolución de la ciencia, según el discurso reproducido parcialmente por la agencia de noticias AFP.

Uno de los ‘cuellos de botella’ en todo el proceso, graficó, «se refiere a las moléculas de síntesis».

De acuerdo con Von der Leyen, una médica con especialización en epidemiología, las vacunas para contener la pandemia de coronavirus «contienen hasta 400 componentes, y la producción involucra hasta 100 empresas, y es por eso que hemos creado un grupo para incrementar la producción industrial de las vacunas».

Este grupo especial estará conducido por el comisario europeo para Mercado Interno, el francés Thierry Breton.

También señaló que la CE junto con la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) se esfuerzan por acelerar la aprobación de los fármacos anticovid pero sin comprometer la seguridad.

«Decidimos no descuidar las cuestiones de seguridad y eficiencia», sostuvo.

Por último, reiteró la intención de la CE de cumplir los planes para inmunizar al 70% de la población adulta a finales de este verano.

Actualmente en la UE están autorizadas las vacunas de Pfizer/BioNTech (hasta 600 millones de dosis), Moderna (160 millones de dosis) y AstraZeneca (hasta 400 millones de dosis).

El bloque comunitario también firmó contratos de suministro de vacunas con Johnson&Johnson, Sanofi-GSK y CureVac pero las compañías todavía no han solicitado la autorización para sus fármacos.

En total, los países de la UE, gracias a los contratos de la Comisión Europea, podrán acceder a más de 2.300 millones de dosis de vacunas contra la Covid-19.

No obstante, en las últimas semanas, la UE se enfrenta a una serie de problemas en el suministro de vacunas Pfizer/BioNTech y AstraZeneca que podrían minar los ambiciosos planes de vacunación de Bruselas.