Encuesta: ¿con que valores encaramos el debate que viene?

Una encuesta muestra el cambio de paradigma de valores que la sociedad argentina ha experimentado en los últimos años. Y será con esta nueva mirada con la que encararemos un debate crucial.

Lo primero es la familia, un viejo dicho que un nuevo estudio de opinión pública a nivel nacional realizado por Fundación UADE y la agencia Voices! acaba de corroborar, a partir de que el 98% de la población compulsada la consideró un valor muy importante, antes que el trabajo (90%) y el estudio (89%).

Sin embargo, 22% de los 1001 entrevistados, de 16 años en adelante, vincula la ponderación de la familia con un rasgo del pasado de la sociedad argentina y avizora que la proporción caerá a 13% en 20 años.

Otro valor que aparece en declinación en las cosmovisiones a largo plazo es el respeto. Arranca de un 24% que considera que era característica de los argentinos de hace 20 años y que descenderá a apenas 10% (menos de la mitad) en las próximas dos décadas.

-la 1ra buscó captar una mirada exógena sobre el tema, consultando a la población acerca de la importancia atribuida a distintos valores, y solicitando una caracterización los valores que mejor se asocian con ‘los argentinos’ como grupo social.

-la 2da procuró contrastar esa cosmovisión con la imagen que los argentinos tienen de sí mismos, hurgando puntualmente en la percepción de sus propias escalas valorativas.

Algunos datos para analizar.

Algunos datos para analizar.

Es así como cuando, se indaga acerca de los propios valores, el ranking se modifica de manera notable: en primer lugar, comparativamente crece 10 puntos porcentuales la identificación personal con la ‘familia’(35%), y cae casi el misma proporción la alusión a la ‘solidaridad’, que queda en segundo lugar (34%), y se potencian el ‘respeto’ (22%) y la ‘responsabilidad’ (16%), valor éste último que es más reconocido por personas de mayor edad (18% entre mayores de 30 años contra 12% de los del rango etario inferior).

Cuando se emite un juicio que abarca a la sociedad en general, a los otros, la solidaridad es reconocida como un genérico nacional en el 45% de las respuestas, contra 25% que reivindica a la familia y 17% a la amistad.

Pero el orden difiere cuando se personaliza en cada uno la significancia, ya que la familia (35%) pasa a ser lo primero apenas un punto por encima de la solidaridad (34%). Y se potencia el respeto (22%), por encima de la amistad (18%) y la responsabilidad (16%).

La identificación de la sociedad argentina con los valores de ‘solidaridad’ y ‘familia’ tienden a intensificarse entre las mujeres (48% y 27% respectivamente) y en la Ciudad de Buenos Aires (52% y 31% en cada caso).

En Capital también crece la mención de la amistad (33% versus menos del 15% en el resto del país), el ‘respeto’ (15%), y la ‘responsabilidad’ (10%). El ‘respeto’ aumenta también a medida que disminuye el nivel socioeconómico.

El secretario académico de la Fundación UADE, Andrés Cuesta, eligió resaltar que, “frente a los múltiples diagnósticos sobre la crisis de la familia, ésta se presenta como el valor más relevante a nivel personal para los argentinos”.

Y que “asimismo, la solidaridad es reconocida como el valor que más nos identifica a los argentinos a nivel general, mientras que la familia, en las diferentes formas en que puede ser concebida, mantiene un altísimo nivel de identificación entre los argentinos, destacándose en la actualidad como el principal valor a nivel individual”.

Pasar a la acción

La directora comercial de Voices!, Constanza Cilley, hizo hincapié en que, como en el plano colectivo el valor de la solidaridad se reconoce como un rasgo distintivo de los argentinos, resulta imprescindible, en ese contexto, “reforzar esta característica desde iniciativas que impliquen ‘pasar a la acción’, o propender la puesta en práctica la cualidad solidaria, que es clave para fortalecer el lazo social”.

En este sentido, señala que “pensar el fortalecimiento de iniciativas solidarias de participación e involucramiento social, como esquemas de voluntariado, de donación, entre otras, es fundamental en nuestro país”.

Los aspectos inherentes al desarrollo profesional de las personas, como el ‘trabajo’ (90%) y ‘el estudio’ (89%) han sido valuados, incluso, por encima de la ‘pareja’ (74%), el ‘tiempo libre’ (73%) y ‘los amigos’ (72%), dejando entrever la fuerte relevancia asignada al bienestar y el progreso personal en la vida.

En menor medida, casi la mitad de la población asignó mucha importancia a la ‘religión’ (47%), una cuarta parte la consideró ‘algo importante’, mientras 3 de cada 10 entrevistados la catalogaron como ‘poco o nada importante’.

¿Estará bien aplicada la palabra

¿Estará bien aplicada la palabra “Solidaridad”?

La cuestión que reviste los menores niveles de importancia relativa en la vida de los argentinos, que esgrimen las opiniones más divididas, es la política: un cuarto (26%) la considera ‘muy importante’, 3 de cada 10 señalan que es ‘algo importante’, una proporción similar (27%) piensa que se trata de algo ‘poco importante’ y un 18% no le asigna ninguna importancia.

Una mirada sociodemográfica sobre estas percepciones muestra que existe un fuerte consenso sobre la importancia de la ‘familia’ y del ‘trabajo’ en todos los estratos sociales considerados.

La relevancia de los ‘estudios’ se incrementa entre las mujeres (92%) y fuera de la Ciudad de Buenos Aires (81% contra 90% respectivamente).

La importancia asignada a la ‘pareja’ se incrementa significativamente a partir de los 30 años (80%) y es más mencionada a medida cae el nivel socioeconómico, al igual que la mención del ‘tiempo libre’ (77% a partir de los 30 años), y alcanzando el 75% en el área metropolitana e interior.

También se advierten notables diferencias en cuanto a la relevancia otorgada a los ‘amigos’ y a la ‘política’, según estrato social de pertenencia: 8 de cada 10 personas de sectores altos y medio-altos aluden a la amistad como algo importante para la vida contra un 66% que lo hace en las clases bajas.

En el caso de la política, se verifica una tendencia similar: 34% de sectores altos la considera muy relevante versus alrededor de un cuarto de las personas de sectores medios y bajos, alcanzando además a casi 3 de cada 10 respuestas fuera de la Ciudad de Buenos Aires (versus 19%).

La significación asignada a la ‘religión’ muestra una clara correlación con el género y territorial: un 55% de las mujeres la mencionan, contra el 38% de los hombres, y un 53% de los habitantes del interior del país versus 30% de los porteños.

También asciende la importancia de la religión con la edad (40% señala que es muy importante en el rango de los más jóvenes, versus 56% entre los de mayor edad), alcanzando además al 51% de los sectores bajos.

La caracterización valorativa personal vinculada a la ‘familia’ y la ‘solidaridad’ aumenta de modo notable a medida que se asciende en la escala social, con diferenciales de casi 10 puntos entre los niveles socioeconómicos más bajos y más altos (donde alcanza el 41% de las menciones).

Lo mismo sucede en términos geográficos, pues la identificación con estos valores supera el 41% en la Ciudad de Buenos Aires, contra guarismos del 34% en el interior.

Entre los hombres, por su parte, prevalece la identificación con la ‘amistad’ (22% versus 15% de mujeres), algo que también se intensifica a menor edad (llegando a un cuarto de los más jóvenes), y a mayor poder adquisitivo (27% en sectores altos).

————

Metodología
Resumen ficha técnica

Cobertura: Nacional.
Universo: Población argentina adulta (16 años y más)
Tamaño Muestral: 1001 entrevistas.
Margen Error: ± 4.2% para los totales, con un nivel de confianza del 95%.
Método Muestral: Probabilístico, polietápico, estratificado con cuotas de sexo y edad en el hogar.
Técnica de Recolección: Entrevistas personales domiciliarias.

Diseño muestral

El diseño muestral es Probabilístico Polietápico en el proceso de selección de las unidades de muestreo.

La población objeto de estudio abarca a todas las personas de 16 años y más residentes en Argentina, siendo el tamaño final de la muestra de 1001 personas.

Para la obtención de la muestra, se consideran dos sub-universos: a) área Metropolitana y b) resto Interior del país.