Enojo de los contadores públicos por declaraciones presidenciales

El presidente Alberto Fernández afirmó que «los contadores públicos estudian para evadir» y la respuesta de los profesionales no se hizo esperar. Cuidar las palabras es fundamental.

Las poco afortunadas apreciaciones presidenciales despertaron el enojo de los profesionales de ciencias económicas argentinos y desde todos los organismos que los agrupan salieron a solicitar una rectificación de los dichos de Alberto Fernández. Inclusive se preguntaron irónicamente si los abogados como el presidente estudia para liberar presos.

Un agravio innecesario que tuvo también su rebote en nuestra ciudad:

Declaración del Consejo Académico de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales UNMDP

Frente a las desafortunadas opiniones que involucran a los profesionales en las ciencias económicas formuladas por el Sr. Presidente de la Nación Dr. Alberto Fernández, la Facultad hace suyas las declaraciones de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas.

Creemos que todas la generalizaciones son injustas, las sociedades modernas son por definición complejas, por ende las fórmulas simples, de buenos o malos, profundizan heridas, solapan problemas y resultan ineficientes a la hora de las soluciones. Los docentes universitarios, como es el caso del Sr. Presidente, sabemos que no son las profesiones las que hacen buenos o malos a los hombres y mujeres. Son los valores que sustentan su desarrollo y su formación, lo que a diario ocurre en nuestras aulas y nos llena de orgullo a todos los argentinos. Las Ciencias Económicas como disciplina social nunca pierde vista que su fin es mejorar las condiciones de vida y el bienestar del conjunto social, pensando soluciones para problemas que aún hoy nos agobian, como el hambre, las enfermedades y la desigualdad creciente en todos los ordenes. Nuestra formación apunta a considerar las múltiples dimensiones entrelazadas e inseparables de la economía, como la ambiental, de género, social, política, cultural, territorial, étnica; poniendo a los seres humanos en el centro.

Desde nuestros saberes, abrazamos la utopía de construir un mundo, más justo y solidario para mejorar la calidad de vida.
Justamente en este rol de formación de profesionales calificados comprometidos con la sociedad, es que la Universidad Pública reivindica su trabajo y esfuerzos cotidianos para contribuir al desarrollo del país, con egresados que no se desentienden de su realidad, de su tiempo y que realizan su devolución a la sociedad no solo a través de un ejercicio profesional competente y ético, sino poniendo toda su capacidad de comprensión al servicio de una mejor y más equitativa democracia en todos los ordenes. Hoy como siempre, es y será nuestro mayor desafío.

Unas horas antes la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (FACPCE) no había sido menos dura a la hora de responder las imprudentes declaraciones del presidente de la nación:

Somos los Contadores Públicos los interlocutores válidos entre el Fisco y los Contribuyentes.

Somos aquellos que coincidimos en que el sistema tributario tiene que cambiar y ordenarse, porque no somos nosotros los que escribimos las normas que, muchas veces, se contradicen entre sí, sino los que las padecemos.

También somos aquellos que pensamos que a las empresas les haría muy bien que las normas sean claras. Que somos aquellos que, también, pensamos que le haría bien al país. Y nos haría bien a nosotros, los Contadores Públicos, que no tendríamos que pasar horas, días, meses y años trabajando, inútilmente, con herramientas que no funcionan, páginas que se cuelgan, modificaciones que no llegan en término y que, además, no son claras.

Los Contadores Públicos somos aquellos profesionales que intervenimos en la mayor parte de las actividades de la economía, tanto en la esfera privada como en la pública, brindando asesoramiento, atención permanente y apoyo técnico también a otras profesiones.

Los Contadores Públicos, los profesionales de Ciencias Económicas, los Consejos provinciales que nos nuclean, la Federación, sí y claramente sí, somos aquellos que ofrecemos, permanentemente, todo lo que está a nuestro alcance, en cuanto a técnica y a trabajo se refiere, para poder participar en la reforma que el Presidente menciona.

Sin duda, no somos los Contadores Públicos los que interpretamos normas a nuestro antojo para que se paguen menos impuestos.

Sin duda, no somos los verdaderos gastos que se dice tienen las empresas. Somos los que, con nuestro capital intelectual, ayudamos a las empresas a que sigan adelante. Y eso es una inversión.

Los Contadores Públicos somos aquellos que, una vez más, decimos:

Acá estamos Señor Presidente. A su disposición y a disposición del país. No como gasto. Como argentinos con ganas de trabajar por un país mejor, no buscando culpables, sino encontrando soluciones.