Alicia Kirchner: hasta cuando se esconde aprovecha para robar

La gobernadora de Santa Cruz ordenó tapiar todo el edificio de la gobernación, tratando de zafar de las constantes protestas que llegan a su puerta. Kirchner al fin, prefiere no ver la realidad.

En realidad no sorprende  la decisión de la gobernadora de vallar la casa de gobierno, previendo que el 2018 va a ser un año aún más difícil que el pasado, con reclamos y conflictos sociales y sindicales de todo tipo. Pretende, claro está, que el palacio de gobierno no sea blanco de las protestas, con ocupación de sus jardines o ingreso de jubilados o trabajadores que permanecen por días dentro de sus pasillos como ha ocurrido a lo largo de 2017.

Las finanzas provinciales destrozadas, las clases perdidas para este ciclo lectivo, las jubilaciones impagas y la furia popular por la corrupción reinante han llevado a una situación inmanejable que parece no estar en el radar de la mandataria: hasta la ayuda nacional llegada hace unos meses para pagar salarios docentes y estatales fue direccionada a los bolsillos de los funcionarios de un régimen que ya nadie entiende como se sostiene.

Pero lo que hace esta decisión aún más indignante es la manera de implementar la obra, digna de aquellos tiempos en los que Lázaro Báez reinaba como constructor y testaferro de la familia Kirchner.

El portal santacruceño OPI Santa Cruz describe la torpe maniobra de forma tal que no vale agregar o quitar una sola coma: “La forma en que se planifica y ejecuta, demuestra, una vez más, el desprecio del gobierno por la cuestión administrativa y la transparencia de los actos de gobierno y la facilidad que tiene para inventar necesidades aparentes, con tal de generar obra pública que implique movimiento de fondos, las cuales, claro está, se encuentra sobrefacturadas o ampliadas a valores que nada tienen que ver con la realidad.

Aquí nos vamos a detener para que el lector comprenda lo que señalamos y dónde está la burda maniobra, detrás de la cual hay decenas de millones de pesos que van a parar vaya a saber a qué bolsillo.

Como dijimos el gobierno sacó a licitación esta obra llamada “Puesta en valor paseo exterior casa de gobierno en Río Gallegos” con un presupuesto oficial de $ 8.400.000,00 un plazo de 4 meses, donde se plantea una “capacidad de contratación” de $ 14.000.000,00, con un valor del pliego de $ 8.500, los cuales estarán a disposición de las empresas interesadas a partir del 26 de enero de 2018 (es decir dentro de siete días) en las oficinas del IDUV”.

Sin embargo, y tal como lo muestra la fotografía que ilustra esta nota, los trabajos ya se están llevando adelante. Lo que indica que una semana antes de licitar…ya hay ganador y ya está cumpliendo su cometido. Kirchnerismo en estado puro.

Eso si…mirando hacia Marcos Paz o hacia Ezeiza, donde tantos ex compañeros de andanzas ocupan hoy sus horas mirándose el ombligo, la buena de Alicia debería comenzar a pensar que los tiempos han cambiado y tal vez ya no sea inteligente de su parte insistir en estos mecanismos.

Para que después no tenga que hablar de “persecución política” detrás de las rejas…vio.

Foto y fuente: OPI Santa Cruz