ES EL TRABAJO…ESTÚPIDO

Más de 20.000 personas pasaron por el Museo MAR en una nueva  “Feria Conectamos Trabajo”. Las autoridades definen como “éxito” lo que en realidad es un fracaso. El trabajo y la economía. 

Una imagen dolorosa a la que los gobernantes definen como “éxito”

Mirando la interminable cola de jóvenes que durante horas esperaron en la puerta del museo MAR para anotarse en búsqueda de un trabajo, no podemos menos que reflexionar acerca de la pérdida de contacto con la realidad de padecen por estas horas las autoridades argentinas.

Liberales, cultores de los números como resultado y concepción de lo que ellos llaman política, acostumbrados a segmentar a la sociedad como capital-trabajo desde el atropello y no el acuerdo, despectivos con todo aquello que tenga contacto con lo popular y la pobreza, los hombres de negro que nos gobiernan creen que mantener a un tercio de la población económicamente activa sin empleo y sin consumo ayuda a sus amigos empresarios a cerrar en positivo sus balances y al país a mostrar índices de crecimiento sostenido.

Otros como ellos lo pensaron antes, con esa larga estela de fracasos y estallidos que marca a la Argentina del último siglo y medio. Período solo interrumpido por algunos casos en los que los gobiernos populares, tantas veces sin la visión acertada de la realidad y tantas otras coptados por quienes utilizan las causas sociales en su propio beneficio, dieron descanso a una población exhausta por los interminables ajustes que la condenaban, como ahora, a todos los sufrimientos imaginables y a la angustia existencial que en el hombre genera la falta de certezas.

Esos escasos períodos a los que los cultores del eficientismo llaman despectivamente “la fiesta”, asumiendo como tal la recuperación de algunos derechos, el goce de algunos beneficios sociales y sobre todo la posibilidad de sentirse parte de la cuestión y no un número frío al margen de un balance.

Pero no mucho más…bien se cuidaron los dueños del capital de no permitir que los procesos populares perduraran en el tiempo hasta consolidarse. Antes fue con los golpes militares, ahora con fuertes campañas de prensa -para ello se preocuparon de hacerse de los medios en la década del 90- o con groseros volantazos de mercado.

Mirando la escena de esta mañana cuesta creer que los gobernantes no lo entiendan. ¿No logran ver a tantos miles de personas como protagonistas de la vida económica y no como excluidos del sistema?, ¿no los imaginan consumiendo?, ¿no piensan que por segmentación social son segura demanda de bienes que pagan impuestos directos que suman a las arcas del estado, tal el caso del IVA?.

Si el secreto del “éxito” está en conseguir que los amigos empresarios ganen lo mismo trabajando menos, es lógico que para los hombres de gobierno lo de hoy merezca un aplauso.

Si por el contrario entendemos como éxito a una sociedad integrada, con un fuerte consumo interno y una verdadera puja entra oferta y demanda, las fábricas trabajando al pleno de su capacidad productiva, los negocios llenos y en definitiva la gente feliz y con un proyecto de vida, las imágenes de hoy no pueden menos que arrancarnos una lágrima. Que cae por el dolor de tantos marplatenses sin trabajo y también por el precio que paga esta sociedad por la ceguera de su élite gobernante.

¡¡¡ Diez cuadras de cola para buscar un empleo !!!…¿un éxito?.

Por Dios….. ¡¡¡ ES LA ECONOMÍA….ESTÚPIDO !!!