Exclusivo: el plan de Vidal para manejar a Arroyo en los 2 años que quedan

Redacción ¿Usted quiere volver a su casa como el peor intendente de la historia?. Así de directa fue la pregunta que le hicieron al intendente. Dos años para una “intervención” directa.

Carlos Arroyo sigue insistiendo en que el resultado de octubre será un plebiscito a su gestión; y si bien nadie sabe si lo dice en serio, desde La Plata ya tienen preparado un plan para terminar, aún penosamente, los dos años de gestión que al intendente le quedan por delante.

¿Usted quiere volver a su casa como el peor intendente de la historia?, le preguntaron en forma directa este fin de semana, horas antes de la visita de la gobernadora a la ciudad y alarmados ante la posibilidad de que Zorro Uno insistiese en forzar con su presencia un mal momento.

Apenas pase octubre la administración de María Eugenia Vidal tiene planeado producir en forma indirecta una intervención al municipio, asegurando por el tiempo que resta el pago de salarios y algunas obras de importancia que den una imagen de preocupación por el futuro de Mar del Plata y Batán. Pero no quieren tenerlo ni cerca al jefe comunal y mucho menos correr el riesgo de que intente hacer creer que esa “tranquilidad y bonanza” se debe a su gestión.

Se designará a un funcionario -una especie de supersecretario- que por estas horas se está consensuando con Juan Aicega, y se limitará el accionar de Arroyo al paseo por obras menores, tal cual ocurre por estas horas.

“Si saca los pies del plato, que le vaya a pedir plata a quien quiera menos a nosotros”, decía hace unas horas el propio ministro Lacunza, furioso por la imprudencia e impericia del señalado.

Y para evitar que cualquier patinada del interesado pueda lesionar las posibilidades electorales de cara a 2019, ya se decidió que Vilma Baragiola sea designada en un cargo nacional que le permita volver a Mar del plata cada 15 ó 20 días como mensajera de buenas noticias: esas obras que se planifican para la ciudad serán siempre anunciadas o por Vidal o por la dirigente radical. De esa manera, dicen, se asegura la presencia permanente de Vilma que, como dicen, “tiene la ventaja de que no necesita ningún operativo de instalación en el electorado”.

Cada vez se estrecha más el camino del intendente para tratar de relanzar su imagen, y cada vez son más las puertas que se le cierran en los centros de poder.

Ahora, claramente, se dispuso pasarlo a un retiro anticipado.